Séptimo consejo: Honestidad con tacto

Feliz Lunes de Pascua!

Llevamos un mes de confinamiento y aunque se hace pesado, -para mí las tardes se están haciendo eternas, no sé si os pasa a vosotros,- aquí seguimos haciendo cositas para pasar las horas.

Yo continúo con la traducción del libro de la Dra. Harlow:  «Helping gifted Kids Through.  Insides from the experts», quien tan amablemente me autorizó a ello.

El consejo de hoy nos llega de la mano de Danae Deligeorges, quien nos insiste en un aspecto en el que muchos superdotados fallamos habitualmente, a pesar de la enorme empatía que tenemos:  la falta de tacto.

Su consejo:

«Honestidad con tacto»

Danae Deligeorges, M.A. es la Fundadora y Directora del Centro para el Avance del Conocimiento en Grecia, centro que proporciona educación, consejería e identificación para personas superdotadas (desde niños a adultos). El centro prioriza el desarrollo de todas las personas proporcionándoles servicios  sociales, emocionales y apoyo cognitivo.

Danae tiene un B.A. en Filosofía, Pedagogía y Psicología de La Universidad Kapodistrian de Atenas y un M.A. en Educación de superdotados por la Universidad Noreste de Illinois.   Actualmente está completando los estudios de Doctorado en el departamento médico nacional de la Universidad de Atenas y Kapodistrian.

En Grecia, Danae ha sido alguien fundamental en la concienciación sobre la importancia de reconocer y atender educativa, social y emocionalmente las necesidades de los individuos superdotados. Durante los tres años anteriores a la fundación de su propio centro, Danae viajó por el país en en nombre de varias organizaciones internacionales de superdotados, llevando a cabo conferencias gratuitas sobre el tema de la dotación y el talento.

Ella ha diseñado y hecho funcionales programas anuales y de verano para dotados en las principales ciudades en Grecia. Danae ha estado trabajando como editora de “The Conceptual Foundation”, el boletín informativo de la Comunicada Nacional Asociación para Niños Dotados (NAGC) desde 2012. Ella es una SENG certificada (Sistema de Apoyo a las Necesidades emocionales de los dotados) y es Facilitadora del Modelo para el Grupo de Padres.

«Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

Lo único que los padres pueden hacer ahora para ayudar a su hijo superdotado a prosperar en el futuro es enseñarles a expresarse con honestidad pero teniendo tacto en el proceso.

Es importante que los niños superdotados aprendan a levantarse y defenderse por sí mismos, diciendo honestamente lo que tienen en mente.  Al mismo tiempo, necesitan aprender que el modo en que lo dicen puede ser la diferencia entre que los demás los escuchen y respondan de forma positiva o no lo hagan.

Este es un importante problema de los niños superdotados porque aunque ellos puedan ver más allá y con más profundidad que los demás, en ocasiones no son capaces de comunicar sus necesidades de forma efectiva.  Esta dificultad ocurre tanto con la comunicación verbal como con la no verbal.

En ocasiones los padres enseñan a sus hijos a decir las palabras que les permitan navegar sobre determinadas situaciones pero se olvidan de enseñarles cómo han de ser el lenguaje corporal y el tono de voz adecuado.  Para comunicarse, una de las primeras cosas en las que se fijan nuestros interlocutores, es en nuestro lenguaje corporal.  El tacto puede ser definido según el diccionario online Mirriam-Webster como «un agudo sentido sobre lo que hay que hacer o decir para mantener buenas relaciones con los demás o evitar las ofensas.” * Para ello son tan importantes nuestro lenguaje corporal como lo son nuestras palabras.

La clave para comunicar y ser entendido es el pre-posicionamiento.  Los niños que son conscientes de su forma de pensar y que aprenden a modificar ésta cuando ello sea necesario, estarán equipados con una poderosa habilidad que van a utilizar a lo largo de toda su vida.

Esto es algo que hay que tener en mente antes de participar en una interacción. A veces un niño, debido a su superdotación, puede sentirse como un inadaptado – como si nadie lo entendiera-. Estos sentimientos  conllevan emociones negativas que luego subyacen a la intención de comunicarse. El niño tiene un deseo y hace una petición, pero lo hace con un enfoque negativo que, inmediatamente, pone a la otra persona a la defensiva.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a adquirir conciencia de este hecho y a superarlo dándoles ejemplo y hablando abiertamente sobre esta cuestión.

Así que digamos que, por ejemplo, su hijo está invitado a una fiesta de cumpleaños y los padres están hablando mientras los niños juegan.  Se oye una conversación entre dos padres sobre otro niño. Uno de los padres comenta que los padres del niño “lo tienen todo hecho porque el niño es superdotado y todo es fácil para él”.  Como padre de un niño superdotado te sientes incómodo con esta conversación y empiezas a enfadarte.  Tienes varias  posibilidades:  puedes ignorar los comentarios;  expresarte de malas maneras para dejar claro tu punto de vista o actuar, o expresarte honestamente y con tacto en defensa de los niños superdotados.   Esta última opción te permitirá permanecer fiel a tu auténtico yo, educar a los otros padres y ser un ejemplo para tu hijo sobre lo que es tener tacto y ser honesto.

La otra forma en que los padres pueden ayudar a sus hijos a adquirir esta habilidad se encuentra en su comunicación diaria con ellos.  Los padres a menudo se sienten frustrados con sus hijos e hijas cuando éstos o éstas hacen algo incorrecto. Entonces pueden mirar hacia otro lado o realizar un comentario sarcástico.  Los padres se olvidan de que los niños son proyectos en desarrollo.  Ellos todavía están aprendiendo.  Acciones simples que los adultos llevan haciendo toda la vida para ellos son nuevas y puede que necesiten ser enseñados, en vez de esperar que ellos lo hagan todo correctamente desde un principio.  Cuando se habla con honestidad y tacto con los niños éstos aprenden a responder a los demás de la misma forma y sus relaciones prosperan.

El camino que tomamos hacia la autotransformación, que en este caso es desarrollando la  honestidad con tacto, en realidad habla mucho sobre quienes somos como individuos. En nuestro papel de modelos nunca debemos olvidar lo que hacemos para cambiar lo que somos.

 

Lo dicho, quedaos en casa, que el final de la cuarentena comienza a verse más cerca.

Saludos

Sexto consejo: Alimenta su creatividad

Queridas familias:

Aquí seguimos tras veinte días de confinamiento, espero que más animados tras saber que la curva del Coronavirus ya lleva 3 días bajando lentamente en nuestro país.

Yo estoy utilizando las traducciones del libro de la Dra. Harlow:  «Helping Gifted Kids Thriwe.  Insigths from the experts.», quien tan amablemente me ha autorizado a ello, como forma de terapia porque mantiene mi mente ocupada.  Asi que aquí va, de la mano de la Dra. Susan Daniels,  el sexto consejo para los padres de niños y niñas superdotados.

 

Alimenta su creatividad

 

Susan Daniels, Doctora en Psicología, es la cofundadora y Directora Educativa de Centro Summit, así como Profesora titular de Psicología Educativa y Consejera de la Universidad del Estado de California – San Bernardino-.  En el Centro Summit, la Dra. Daniels lleva a cabo diferentes Planes Educativos para niños y adolescentes como parte del Programa Integral para Superdotados y Superdotados con Evaluaciones Complejas. Ella analiza y sintetiza los datos de cada individuo, realizando las recomendaciones para una adecuada diferenciación académica, enriquecimiento, aceleraciones y demás medidas educativas.  Ella también atiende las consultas de las familias y de los colegios.

La Dra. Daniels es una reconocida experta en el ámbito internacional en el campo de la superdotación, desarrollo socio-emocional de los niños superdotados, creatividad y enseñanza-aprendizaje visual, que cuenta con numerosas publicaciones y presentaciones realizadas a raíz de las muchas conferencias y ponencias sobre psicología y educación que realiza cada año.  Ella también está especializada en el desarrollo socioemocional – relacionadas con la intensidad y sensibilidad- de los individuos superdotados a lo largo de su vida.

La Dra. Daniels es coatura del libro “Raising Creative Kids” (“Educando a niños creativos”) publicada en Great Potential  Press en 2003 , así como autora y coeditora del libro “Living with intensity” (“ Vivir con Intensidad”) (Gran Prensa Potencial,2008). Su libro más reciente, “Visual Learning and Teaching: An Essential Guide for Educators K-8, Visual” (“Aprendizaje y Enseñanza Visual: Una Guía esencial para educadores K-8”), será reeditado por Free Spirit en agosto de 2018.  Además de su ejercicio como consultora y escritora, la Dra. Daniels es cofundadora del Camp Summit, un campamento de verano para jóvenes superdotados.

 

“La creatividad es mucho más que una capacidad intelectual y cognitiva necesaria para resolver los problemas de nuestra sociedad actual.”

 

La creatividad es una capacidad innata, un derecho humano de nacimiento.  Como padres, normalmente somos muy conscientes del desarrollo de nuestro hijo a nivel emocional, social, física y espiritual.  Sin embargo, solemos dar menos importancia al desarrollo de la creatividad de nuestros hijos.  Alimentar la creatividad resulta esencial para el adecuado desarrollo de nuestros hijos a tanto nivel psicológico como físico.  Es a través de su imaginación y de su creatividad  que nuestros niños pueden ver las oportunidades que les rodean y disponer del potencial para crear una diferencia positiva en nuestro mundo.

Las investigaciones muestran que los niños experimentar una disminución de su creatividad cuando están alrededor del  Cuarto grado (9 años).  Esto sucede, en parte, porque la mayoría de las escuelas no nutren activamente la Creatividad. Así que depende de los padres el encontrar formas para estimular la creatividad de los niños.

La creatividad es mucho más que la capacidad cognitiva e intelectual necesaria para resolver los problemas actuales de nuestra sociedad.  La creatividad contiene implicaciones intelectuales, sociales y emocionales.  Si podemos pensar con flexibilidad, podemos ver y, potencialmente, entender, a otros que también son diferentes.  Podremos disponer de otras perspectivas.  Y todos estos beneficios harán de nuestros hijos niños más sanos y más adaptativos.

Atender la creatividad es muy divertido.   Yo animo a los padres a disponer de un espacio de creatividad en casa:  un espacio en que los niños tengan la libertad para hacer invenciones, diseñar, construir y experimentar con objetos e ideas. Si los padres no tienen mucho espacio en su casa, esto mismo es una oportunidad para la creatividad.  Algunos padres que he entrevistado han creado una caja con materiales para trabajar la creatividad que tienen bajo una mesa o debajo de la cama de sus hijos.

Hay muchísimos libros que los padres pueden consultar como recurso para desarrollar la creatividad de sus hijos.  De hecho, soy coautora del libro “Criando a niños creativos”.  Una de las cosas que yo animo a hacer a los padres con sus hijos es a tener revistas sobre la Naturaleza.  Los padres pueden invitar a su hijo a observar algo con atención a través de una lupa y luego dibujarlo con gran detalle. Si el niño tiene habilidades manuales, pueden mirar su huella digital y recrearla. Los padres pueden hacer a los niños dos preguntas curiosas a fin de estimular su pensamiento creativo:

¿A qué te recuerda? y ¿qué se te ocurre?

Una de las principales características de las personas altamente creativas es su deseo de buscar en su mundo lo inusual y los aspectos creativos. Podemos desarrollar  esta percepción y mentalidad creativa en nosotros mismos.  Observe de forma que su hijo lo escuche, lo que siente al ver una silla con un diseño único, al descubrir patrones en las hojas de las plantas, o al presenciar la creatividad de otros en webs de diseño, dibujo o escritura.

Cada día podemos tejer enfoques simples y creativos en las conversaciones que mantenemos con nuestros hijos.  Podemos estimular sus imaginación y desafiarlos a cambiar sus percepciones. Podemos adquirir un punto de vista diferente. Estos enfoques proporcionan a los niños la flexibilidad necesaria para navegar por nuestro mundo en constante cambio.

Otra característica común de la gente creativa es que necesitan tiempo en soledad.  Debido a nuestra cultura, estamos abocados a sobrecargar las agendas de nuestros hijos y las nuestras.  Cuando nuestros hijos son intensos y absorbentes, los padres pueden decir “Necesito un tiempo de descanso”.  Ese tiempo de espera tiene que ser una opción y no un castigo.  Tiene que ser un modelo por el que su hijo aprenda que está bien tomarse un tiempo, acostarse en su cama y simplemente pensar.  Si hace buen tiempo, se puede salir afuera, acostarse en el suelo con su hijo y ver las nubes pasar.  Entonces preguntarles «¿A qué se parecen?» o ¿A qué te recuerdan?”  La creatividad está al alcance de la mano de todo el mundo.

Todos los padres pueden ser padres creativos.  Solo haciéndolo, de formas fáciles y accesibles, podremos estimular la creatividad de nuestros niños.  Esto les proporcionará un camino a seguir de por vida, y les preparará  para prosperar en el futuro.

 

Hasta el siguiente consejo

Quinto Consejo: Confíe en sí mismo.

Hola familias:

Continuando con la traducción del libro de la Dra. Harlow, «Helping gifted kids thrive. Insight from the experts» que tan amablemente me ha autorizado a realizar.

El consejo de hoy a la pregunta:

Si tuviera que darle un único consejo a los padres para ayudar a sus hijos superdotados a brillar en el futuro ¿cuál sería éste?

Nos llega de la mano de Stephen H. Chou, Doctor en Psicología, quien es Supervisor de Psicología Clínica con práctica privada en California y Colorado, Director de Formación e Investigación en el Summit Center en el San Francisco Bay/Los Angeles Área.  Asimismo, el Dr. Chou es Co-Fundador/Director de 2e Evaluación e Investigación en la FlexSchool.  El Dr. Chou ha sido Director del Consejo de Administración de Apoyo a las Necesidades Emocionales de los dotados (SENG). Actualmente es profesor adjunto de la Universidad de Denver, y ha sido profesor adjunto en la Universidad Internacional Alliant, así como en la Escuela California de Profesionales de la Psicología en San Francisco, CA y Hon-Kong, supervisor clínico psicológico en el Centro de Desarrollo Infantil de Chinatown dependiente del Departamento de Salud Pública de la ciudad y del Condado de San Francisco, así como Director Ejecutivo del Programa Gran Hermano.  La práctica del Dr. Chou se basa en las fortalezas y en la multiculturalidad de los individuos y las familias, así como en un  asesoramiento intelectual, educativo, conductual, emocional y neuropsicológico, para niños, familias y adultos, especialmente para individuos superdotados, talentosos, con doble excepcionalidad o multiexcepcionales.  Asimismo da conferencias de ámbito nacional e internacional en materia de superdotación y talento.

Su consejo es

CONFÍE EN SÍ MISMO

«Lo que yo observo con más frecuencia, es que la intuición de los padres casi siempre es acertada”

Pongamos que eres padre de un superdotado con doble excepcionalidad o múltiple excepcionalidad.  Eso, en sí mismo, significa que eres fantástico y que tú ya sabes todo lo que necesitas saber para ser un buen padre.  De verdad, encontrar tu propio sentido del ser y confiar en quién eres como padre es lo más importante que puedes hacer por tu hijo. La fortaleza y flexibilidad de esta actitud es la base de un desarrollo saludable de tu hijo dotado, con doble excepcionalidad o multiexcepcional.

Una de las cosas que desgraciadamente observo en la mayoría de las ocasiones y que resulta más angustiante es que aunque tu intuición (que nace de tu interior) como padre de un dotado es casi siempre y profundamente CORRECTA, en lo que se refiere a la educación (la guía y el cuidado de tu hijo), resulta lamentable que la pierdas porque profesionales, que asumen saber más que usted sobre la educación, la mente o el desarrollo de sus hijos, le dirijan hacia por un camino distinto;  no es que estos tengan mala intención al hacerlo,  pero carecen de la formación y de  la capacidad que les permita ver cosas que solo un superdotado con doble excepcionalidad o multiexcepcionalidad puede ver.

Una de las cuestiones que yo creo que es más importante es la de mantenerse en el camino correcto y hacer lo que creas que sea más correcto –confiando en tu intuición- y,  por supuesto, cuando sea necesario, contar con la guía de aquellos profesionales que conocen y han vivido la doble excepcionalidad.  Creo que los padres conocen y aman a sus hijos mejor que nadie y que tienen su propia historia de vivencias que, en la mayoría de las ocasiones, es la mejor guía sobre lo que sus hijos necesitan aprender.

Cree en ti.  Puede que, en muchas ocasiones, no sepas si lo que estás haciendo es correcto o no, cuando eso suceda, no pretendas ser siempre perfecto como padre, o tener todas las respuestas, o, o, o ,…Las mentes superdotadas pueden ir a varias millas por segundo así como en millones de direcciones a la vez – eso no sólo le sucede a nuestros hijos, sino que a nosotros, también nos sucede.  Cuando estamos tratando con cuestiones que nos importan como padres, lo que significa que estamos hablando de nuestros hijos, algunos de estos pensamientos se sobredimensionan.  Cuando eso suceda, puede resultar mucho más difícil y ocasionar más dudas, el que decida investigar la miríada de posibilidades diferentes que se le ocurran, algunas de las cuales no siempre serán buenas.  Cuando se encuentre centrado, relájese y encuéntrese en paz, esto ayudará a que su hijo encuentre su propia paz junto a usted en ese torrente que es la vida.  De nuevo, crea en usted como padre.  De este modo, nuestros hijos dotados intuirán a partir de nosotros que están en un buen camino proveniente de mucha experiencia de vida y de mucho amor.  La calma es capaz de sortear muchas tormentas que aparecerán durante la crianza de su hijo, y aunque no siempre es fácil, éste sigue siendo el objetivo.  Tú tienes un objetivo.  Tú tienes el conocimiento.  Los niños tienen un gran radar y saben si tienes o no idea de lo que estás hablando o de si realmente sabes o tienes ganas de averiguarlo.  Ellos te ven lo mismo que tú los ves.

Tú , padre de un niño doblemente excepcional o multiexcepcional, observa mejor a tu hijo.  Ellos necesitan ser vistos en un mundo que la mayoría de las veces no los va a comprender. Tú ves su fuerza y sus cambios con mucha claridad.  Cuando los padres miran de verdad a sus hijos, entonces los hijos tienen un cielo en el que se encuentran a salvo – en donde pueden reír, llorar, enfadarse, estar angustiados, … Ellos te conocen como un padre que les entiende y les quiere por encima de cualquier cosa, de forma totalmente incondicional.  Cuando uno siente como nadie más en el mundo lo hace, al menos, ellos pueden saber que sus padres están allí con ellos y para ellos, porque los amamos.  Creer en ti mismo te ayuda creer y amar a tus hijos.

 

Seguimos aprendiendo.

 

Cuarto consejo: Utilizar un lenguaje que refleje sus valores

Queridas familias:

Espero que este tiempo de obligado confinamiento nos sirva no solo para estar en familia sino para adquirir conocimientos que nos permitan ser mejores padres y mejores personas.

Continúo con el Cuarto Consejo, que forma parte de la traducción del libro de la Dra. Harlow «Helping Gifted kids thrive.  Insight from Experts».

En esta ocasión la respuesta a la pregunta de

Si tuvieras que darles a los padres de los niños superdotados un único consejo ¿cuál sería este?

Nos llega de la mano de la psicoterapeuta neozelandesa Maggie Brown.  Su consejo es el siguiente:

UTILICE UN LENGUAJE QUE REFLEJE SUS VALORES.

Maggie Brown es consejera, terapeuta y coach especializada en el trabajo con adultos Superdotados y Familias. Como investigadora psicológica, actualmente está realizando un estudio sobre la superdotación.  Ella cree que la superdotación, los talentos, la creatividad y las aspiraciones personales prosperarán únicamente  si se construyen sobre una firme base de valores y un positivo sentido de identidad que se encuentre unido a los valores personales.  Ella parte de esta creencia al trabajar con personas de todas las edades, tanto en reuniones cara a cara como en grandes talleres de grupo.

Maggie tiene una sólida base en neurobiología que utiliza para ayudar a sus pacientes a entender las bases fisiológicas y emocionales de las hipersensibilidades y cómo vivir con ellas.  Como mujer superdotada y madre de un hijo talentoso, Maggie entiende del valor y la creatividad necesarias para salir fuera de la caja y marcar la diferencia.

«Tenemos que empezar poniendo nombre a las hipersensibilidades de los superdotados porque, de lo contrario, lo que el niño va a escuchar es que éstas son patológicas.”

Si solo tuviera que elegir una cosa, para ayudar a los padres en la educación de sus hijos superdotados esta sería que ayuden a sus hijos a entender quiénes son ellos realmente y la importancia que tiene para ellos tener unos profundos valores morales.  Normalmente tendemos a centrarnos en cosas que se encuentran en la superficie del niño,  llamémoslo logro, emocionalidad o comportamiento.  Pero para la formación de niño es más importante que estos entiendan qué es los que los impulsa internamente.

Según mi experiencia, los niños superdotados desde muy jóvenes tienen un cúmulo de valores que subyacen a las emociones que éstos experimentan.  Palabras como entusiasmo, determinación y celo… son palabras  relacionadas on su interior que han sido descuidadas  aún cuando contienen cualidades como la justicia y la equidad.

Tenemos un vocabulario que habla de la superficie de la superdotación y tendemos a centrarnos en la conducta superdotada, sin hablar de aquello que motiva dicha conducta.  Sin embargo, los niños, los padres, los profesores y los demás ponen la mira en explicar esto con palabras que, desgraciadamente patologizan sus reacciones.  Hemos establecido como algo negativo cuestiones como «estás demasiado emocionado» o «tranquilízate» en vez de decir “aquí está de nuevo tu entusiasmo” y también los niños tienen que escuchar aquello de  “estás muy por delante de los demás.  Siéntate y espera a que los demás te alcancen”.  Necesitamos profundizar en cómo se siente internamente ese niño, porque puede que lo que estemos viendo sea únicamente su entusiasmo y su curiosidad.

Si vemos en él determinación y excelencia, normalmente le decimos “buen trabajo” poniendo nuestro foco en la conducta.  Sin embargo podemos acercarnos a ellos de una forma muy diferente y desde un ángulo mucho más positivo, si desde pequeños inculcamos a nuestros hijos que están siendo vistos por sus cualidades internas.  Entonces, tanto cuando los niños hayan hecho a fondo sus deberes como cuando se hayan pasado 6 horas jugando con sus legos, tanto los padres como los niños sabrán que ambas cuestiones tienen que ver con sus valores de excelencia y determinación. No necesitamos sobre-valorarlos por eso, sino simplemente reconocer y poner nombre a sus cualidades para que los niños comprendan que éstas forman parte de quiénes son ellos mismos.  De este modo ya no tienen lugar os elogios vacíos. Para ello lo que se necesita es un nuevo vocabulario.

Necesitamos comenzar a poner nombre a estas cuestiones porque, de lo contrario, lo que el niño va a escuchar es que éstas son patológicas.  Hay que aceptar que esta es la forma en que se es cuando no se está dentro de la norma.

Casi todas las personas superdotadas con las que he trabajado, incluso las muy jóvenes, tienen una fuerte reacción ante la injusticia.  Esto debería alentar a los padres a mirar realmente lo que significan palabras como justicia y equidad a fin de que sus hijos puedan entenderlas con más facilidad y puedan articularlas en sus propias experiencias tanto ahora, como a lo largo de sus vidas.   Por ejemplo, si los niños se acostumbran a poner nombre e identificar sus valores en sus hogares, cuando lleguen al colegio y alguien les diga “comparte ese juguete”, ellos podrán identificar su propia reacción en relación a la justicia.   Por ejemplo, “Ese niño tiene cinco juguetes mientras que yo solo tengo uno y eso está alterando mi sentido de la justicia”  Esa información pude ser procesada a un nivel más profundo y convertirse en una opinión sobre una distribución justa en vez de en un mal comportamiento,  lo que ayudará a todo el mundo a entender qué es lo que se encuentra bajo esa fuerte reacción tanto ahora como más tarde, a lo largo de la vida.

Yo sugiero a los padres que reflexionen profundamente sobre cómo están utilizando el lenguaje con sus hijos.  Normalmente nosotros les preguntamos “¿Qué es lo que quieres hacer sobre eso?” cuando sería fácil cambiarlo por “¿cómo te gustaría ser en relación a eso?” refiriéndose a los valores del niño.  Esto moviliza su interior.  Se trata únicamente de un pequeño cambio en el lenguaje que puede significar una enorme diferencia:  de hacer a ser quien eres.

——————————————————————————-

Espero, como siempre que os sea útil este consejo.

Tercer consejo: Comunicar los sentimientos

Hola familias:

Ya el decimoquinto día de cuarentena ¿cómo lo llevais?  Yo la verdad es que no me aburro, siempre estoy inventado cosas que hacer y como por lo general soy bastante casera, no lo llevo mal.

Voy a  continuar con la traducción del libro de la Psicóloga y terapeuta Dra. Harlow:  «Helping Gifted Kids Thrive. Insighs from the experts», que tan amablemente me ha permitido publicar.  Como sabéis el  libro recoje una serie de entrevistas a expertos en el campo de la superdotación, por lo que  está redactado de forma coloquial.

Los expertos responden desde su experiencia profesional y desde sus propios puntos de vista, aportando consejos atemporales y valiosos.   El de hoy está muy de moda. Espero que os guste.

La pregunta es:

Si en este momento tuvieras que darle un único consejo a los padres de niños superdotados ¿Cuál sería éste?

La respuesta de hoy viene de la mano de la Psicóloga Terry Bradley, BA, MA  quien es una experta en educación de los superdotados, especializada en los aspectos emocionales y sociales de la superdotación.  Terry es la asesora en Dotados y Talentosos (TAG) de la Escuela de Secundaria Fairview en Boulder. Ella es la anterior Presidenta de la Asociación de Dotados y Talentoso (CAGT)  de Colorado y trabaja en la Junta Ejecutiva.

Terry es una de las fundadoras del “Boulder Valley Gifted and Talented”  (BVGT) y durante siete años fue su presidenta.  Asimismo, ella es facilitadora/entrenadora de SENG (Apoyo a las necesidades emocionales de los Dotados) y una facilitadora de los Grupos de Padres  SMPG, que siguen el modelo SENG.

Terry trabaja para muchas escuelas y distritos escolares en Colorado, así como para otras ciudades dentro de los EE.UU. Ella dirige el Departamento de Servicios Educativos para alumnos superdotados y talentosos, organiza grupos de discusión de estudiantes y grupos de apoyo para los padres y es una de la presentadoras de las Conferencias Nacionales y Regionales sobre dotados y talentosos.

En el año 2005 , Terry recibió el «Premio a la Madre del Año” del CAGT y en 2015 recibió de parte de la Fundación Boettcher un Reconocimiento por su labor profesional.

«El centrarse en la verbalización, la auto-reflexión y el intercambio de sentimientos permite que los niños adquieran mayor inteligencia emocional.»

Soy la Coordinadora General del alumnado superdotado y talentoso en una gran Escuela de Secundaria que es un imán para este tipo de estudiante a causa de nuestra rigurosa formación académica, la calidad de nuestras enseñanzas en artes escénicas que han sido muy aclamadas, el éxito en distintos deportes y un significativo liderazgo en la oferta de oportunidades para este tipo de alumnado.  Todas estas son cosas geniales; pero también en nuestros alumnos existe mucha competencia, perfeccionismo, expectativas y una gran preocupación por ser lo suficientemente buenos.  Así que yo veo el estrés y la ansiedad con la que lidian estos estudiantes habitualmente. Muchos de sus padres se acercan a mi para que les ayude porque sus hijos antes felices, positivos y ambiciosos, se han vuelto niños con los que es difícil comunicarse, estresados, ansiosos y deprimidos.

Por este motivo tengo una opinión muy clara acerca de la pregunta que me has planteado y sobre lo que podemos hacer, desde un principio para ayudar a que nuestros niños dotados y talentosos prosperen en el futuro …. Y todo ello tiene que ver con tomar conciencia de nuestros sentimientos y conseguir sentirnos cómodos expresándolos.

Creo que los padres necesitan alentar un vocabulario específico sobre sus emociones conforme sus hijos aprenden a expresarse con sus propias palabras. Cuanto más específico sea este lenguaje, mejor será la imagen de cómo se sienten exactamente, lo que ha causado el problema y lo que se debe hacer al respecto.  Por ejemplo, si un niño se siente triste, debemos ahondar en esta tristeza. Nos sentimos “tristes” por alguno o algunos motivos, los mismo que nos sentimos “enfadados” por uno o varios motivos.  No es lo mismo que estés triste porque estás solo y no tienes amigos para jugar con ellos, que porque no puedes encontrar tu juguete favorito, la forma de resolver cada una de esas tristezas requiere de diferentes actuaciones para resolverlas.

Recuerdo vívidamente cuando mi hijo estaba en primer grado y volvía triste de la escuela.  Si yo le preguntaba porqué estaba triste, él respondía «Yo no lo sé, simplemente estoy triste”. Los niños suelen sentir la emoción sin ser capaces de discernir el origen de la misma.  Así que yo tenía que ayudarle a averiguarlo compartimentando su día, diciéndole “¿te ha pasado algo con tu profesor? O ¿te ha sucedido algo con tus amigos? O ¿te ha pasado algo con tu hermana antes de ir al colegio?  Recuerdo que tras decir que “no” a todo lo anterior, continué preguntándole ¿ha sucedido algo en el recreo?  Y entonces se le encendió la bombilla:  “Sí, fue en el recreo.  Los otros niños no me dejaron jugar al fútbol con ellos.”  Entonces hablamos sobre cómo se había sentido y de las opciones que tenía si esto volvía a suceder. Tras hablarlo , se fue feliz a hacer otra cosa.

También es importante que los padres compartan SUS emociones con sus hijos. Los niños necesitan saber que todos tenemos altibajos en nuestro día a día. Todos tenemos estrés. Pero lo importante en este sentido es cómo lo maneja cada uno. Algunas cosas se pueden dejar pasar, pero es necesario afrontar y tratar otras. Esto les ayuda a saber que hablar sobre sus sentimientos es algo útil.  Y esta es una buena forma de practicar para manejar las emociones.

Quiero sugerir una práctica que se puede hacer con los niños dotados y talentosos.  Mis estudiantes y yo a menudo hablamos de nuestras “Temperaturas Emocionales”.  En una escala del 1 al 10, siendo 1 el peor día de tu vida y 10 el mejor día de tu vida, ¿cuál es tu actual temperatura y por qué?   Éste práctica fomenta la autoreflexión y conciencia interpersonal.  Conforme nuestros hijos crecen, ellos están en modo “avance” y no se detienen a procesar sus sentimientos.  Esta actividad les anima a hacerlo. Y también ayuda a que nosotros como adultos podamos actuar antes de que entren en crisis.  Para muchos de nuestros niños sobre-programados, niños demasiado involucrados, el hecho de hacer una pausa placentera  para reflexionar les puede hacer sentir culpables.  Sin embargo, hacerlo es crucial.  El enfocarse en la autoreflexión, la verbalización de los sentimientos y el compartir sus sentimientos, les permite tener una mayor inteligencia emocional. Lo que mejora su fuerza mental y su equilibrio.

Feliz cuarentena.

Segundo consejo: «Ver su singularidad»

Queridos lectores:

Espero que todos estéis llevando bien esta cuarentena,  yo prosigo  con la traducción del libro de la Psicóloga y terapeuta Dra. Harlow:  «Helping Gifted Kids Thrive. Insighs from the experts», que tan amablemente me ha permitido publicar.  Como sabéis el  libro recoje una serie de entrevistas a expertos en el campo de la superdotación, por lo que  está redactado de forma coloquial.

Los expertos responden desde su experiencia profesional y desde sus propios puntos de vista, aportando consejos atemporales y valiosos.  Espero que os guste.

La pregunta es:

Si en este momento tuvieras que darle un único consejo a los padres de niños superdotados ¿Cuál sería éste?

 

La respuesta de hoy nos llega de la mano de la Pscióloga Anne Beneventi:

«VER SU SINGULARIDAD»

 

Anne Beneventi es Directora del Método de Evaluación cualitativa (QA) Annemarie Roeper y sucesora de Annemarie Roeper.

Tiene una consulta privada en la que evalúa a niños superdotados utilizando el método de Evaluación cualitativa (QA) y consultando con las familias y las escuelas a fin de proporcionar educación y apoyo emocional a niños superdotados.

Anne es la Ex Presidenta de la Red de la Asociación para Niños Dotados, es socia del Centro de Desarrollo para Superdotados y asesora como Miembro de la Junta del Foro de Superdotados que se educan en casa (homeschooling).  En 2015 recibió el Premio al Logro del SENG.  Asimismo, es Cofundadora de la Escuela Helios para Niños Superdotados de California, en donde evalúa a quienes solicitan su admisión utilizando la Evaluación Cualitativa.

 

«Que experimenten un sentido de pertenencia basado en quiénes son en lugar de en lo que logran».

 

En este momento, lo único que los padres pueden hacer es apoyar quién es su hijo en lugar de qué logra su hijo.

Evalúo a los niños utilizando el método de Evaluación cualitativa de Annamarie Roeper.  El primer objetivo de esta evaluación es obtener una visión de quién es el niño y apoyar esa esencia.  Se trata de la parte no física del niño que permanece intacta si no lo socializamos.  Queremos reconocer y amplificar la singularidad de la naturaleza del niño porque, dentro de ella, está su fuerza y su vocación. Para poder vislumbrar a cada niño en su singularidad, nos acercamos al niño sin expectativas ni curiosidad, simplemente observando con atención para ver qué es lo que emerge ¿Qué le hace feliz?  ¿Cuáles son sus intereses?

Los padres tienen las mejores intenciones y, por supuesto, quieren lo mejor para su hijos, pero, en ocasiones, sienten la tentación de decidir quiénes van a ser sus hijos y qué camino han de llevar. Nuestro sistema educativo tradicional se enfoca en esa conformidad.   Se trata de tener éxito, pero con una definición de éxito tan estrecha que puede negar la Esencia del niño.  Muchas veces la carrera hacia el logro no tiene nada que ver con la verdadera naturaleza del niño.

Es importante crear oportunidades para los niños sin expectativas. Elogiarlos por aquellas de sus cualidades que no tienen nada que ver con el logro, como la bondad, la empatía y la valentía.  Decirles que te alegras de que haya personas como ellos en el mundo. Dejarles experimentar un sentido de pertenencia que se base en quiénes son en lugar de en sus logros.

Veo niños tan preocupados por hacer las cosas de forma perfecta que bloquean su creatividad.  En ocasiones, los niños  superdotados se sienten abandonados porque no son reconocidos por lo que son.

Todo el mundo anhela ser conocido por su genuino y auténtico yo.  Cuando los niños abandonan su verdadero ser, entonces también abandonan la idea de que tienen algo valioso que aportar.  Aceptan encajar en el sistema.  Se construyen un yo falso. Cuando esto sucede, perdemos su verdadera contribución, que son la brillantez y la Individualidad. Los niños pueden perder su sentido del asombro, su propósito y su ingenio. Pueden malgastar sus vidas sin hacer una verdadera contribución al mundo porque nadie les ha apoyado en su auténtica naturaleza.

Creo que los niños superdotados pueden sentirse solos porque hay partes de ellos mismos que no pueden compartir. A veces es porque, si las comparten, los maestros o los padres esperan aún más de ellos de lo que ya están dando. A veces, los niños sienten que su talento es únicamente lo que los define.  En esas ocasiones los niños pueden rechazar su talento porque éste es tan sólo una pequeña parte de lo que ellos son.

Yo cofundé una escuela para niños superdotados. En la superficie trataríamos que de los niños desarrollaran y adquirieran habilidades, pero de lo que realmente se trata es de la comunidad que los niños crean por sí mismos y de su conexión con los demás. Este centro es el primer sitio en que algunos de estos niños se sienten aceptados y entendidos.

Si enseñamos a los niños a confiar su voz única, se beneficiarán de ello a lo largo de sus vidas.  Estos niños necesitan reflexión y validación de sus sentimientos.

Los niños necesitan tiempo para autoreflexionar, para entender quiénes son realmente, pero muchas veces, no lo tienen. Los niños están sobre-programados con la agenda de todos los demás.

Los padres tienen las mejores intenciones.  Ellos vislumbran un futuro muy competitivo y únicamente quieren que sus hijos tengan una oportunidad en éste, por lo que actúan a la defensiva. Sin embargo, a menudo, no nos damos cuenta de que lo que daría nuestros hijos bienestar emocional y una contribución significativa en la vida, se cierra antes de que veamos lo que es.

Estamos poniendo a todos nuestros niños en la misma pista de competición y, al hacerlo, nos estamos perdiendo su esencia única. …

Anne Beneventi
Sunnyvale
www.ChildrenEvolving.com
anne@ChildrenEvolving.com
Ph: 650.434.2775

Primer consejo: «Fomentar la responsabilidad»

Queridos lectores:

Gracias a este precioso tiempo en cuarentena,  prosigo  con la traducción del libro de la Psicóloga y terapeuta Dra. Harlow:  «Helping Gifted Kids Thrive. Insighs from the experts», que tan amablemente me ha permitido publicar.  El libro recoje una serie de entrevistas a expertos en el campo de la superdotación, por lo que  está redactado de forma coloquial.

Los expertos responden desde su experiencia profesional y desde sus propios puntos de vista, aportando consejos atemporales y valiosos.  Espero que os guste.

La pregunta es:

Si en este momento tuvieras que darle un único consejo a los padres de niños superdotados ¿Cuál sería éste?

 

La respuesta de hoy nos llega de la mano del prestigioso Doctor  en Psicología Edward R. Amend:

» Fomentar su Responsabilidad»

 

El Dr. en Psicología Edward R. Amend, es un prestigioso psicólogo clínico practicante, especializado en Servicios Psicológicos de Modificación de Conducta, P.S.C., en Lexington, Kentucky.  Tiene licencia para ejercer profesionalmente en los Estados de Kentucky y Ohio.

En su práctica profesional, el Dr. Amend se centra en las necesidades sociales, emocionales y educativas de jóvenes y adultos talentosos y superdotados, así como de sus familias.  Realiza evaluaciones diagnósticas y terapia, facilita grupos de discusión y formación para niños y padres, y ofrece consulta y formación para personal educativo.

El Dr. Amend es coautor de dos libros premiados:

  • “A Parent’s Guide to Gifted Children” (Guía para padres de niños superdotados) y
  • “Misdiagnosis and Dual Diagnoses of Gifted Children and Adults: ADHD, Bipolar, OCD, Asperger’s, Depression, and Other Disorders (2nd edition). (Diágnóstico Erróneo y  Doble Diagnóstico de niños superdotados y Adultos: TDAH, Bipolar, TOC, Asperger,  Depresión,  y otros trastornos (2a edición)).
  • Y a colaborado en el libro “Twice Exceptional” (Doblemente Excepcional)

Como firme defensor de la población dotada, sus años de servicio profesional le han llevado a formar parte del Consejo de Administración para el Apoyo a las Necesidades Emocionales del Superdotado; a ser Presidente de la Asociación de Kentucky para la Educación Dotada; así como Presidente de la Asociación Nacional de Dotados para el Asesoramiento y Orientación infantil en Red; y Consultor del Instituto Davidson para el Desarrollo del Talento.

Es consultor tanto a nivel local como nacional en cuestiones relacionadas con la población dotada.

«La superdotación puede ser utilizada para explicar un comportamiento, pero nunca debe ser la excusa de un comportamiento.”

Algunos padres confunden la idea de una explicación con una excusa.  La superdotación puede explicar el comportamiento de un niño, pero nunca debe ser la excusa para un comportamiento inapropiado.

En ocasiones decimos:  «Bueno, es que el niño es talentoso”.  Es decir, por qué sucede esto.  Y sí, eso lo explica, pero eso no debe convertir un comportamiento inapropiado en aceptable.  Y sí, es talentoso, y ese alto nivel de energía combinado con la falta de atención o participación en el aula puede explicar por qué está corriendo alrededor de la habitación haciendo cortes de manga, mucho mejor que una etiqueta como el TDHA.  Sin embargo, la superdotación no es excusa para ese comportamiento, sino que ese comportamiento nos está diciendo que es necesario diseñar una intervención educativa que aborde el origen de este comportamiento inapropiado.

Entonces,  en este momento ¿qué pueden hacer los padres para evitar esa confusión entre explicación y excusa?

Los padres pueden verificar que los superdotados son diferentes de los demás niños y, a menudo, se sienten distintos en muchas formas, de los compañeros de su misma edad cronológica.  Pueden fomentar en el niño la compresión individual de lo que significa ser superdotado.  Pueden transmitirle la aceptación de sí mismo y de los demás, sin permitir que la superdotación les defina.

Los padres pueden enseñar a sus hijos a reconocer su papel y fomentar su responsabilidad.  Desafortunadamente, esto no siempre suceden en el mundo.  Nosotros nunca tenemos la culpa:  todo es culpa de los demás.  El culpabilizar a otros puede elevar temporalmente la autoestima, pero culpar a otros y desviar la responsabilidad no es saludable ni productivo.  Uno jamás tendrá éxito en el mundo real si culpa a los demás de todo lo que le sale mal. Todo el mundo tiene que mirar el papel que desempeña en cada situación, lo que no siempre es fácil o cómodo de hacer.

Los padres deben aprender cuáles son las necesidades de los niños y niñas talentosos, deben entender cómo son de diferentes, y reconocer que la superdotación no los define.  Es tan sólo una parte de quiénes son.  Pero, tampoco se puede lidiar con el comportamiento que está impulsado por la superdotación sin considerar ese aspecto de la ecuación, es como si alguien fuera a comprar unos pantalones sin saber la talla o la altura de quien los necesita.  Simplemente, tienen que incorporar la superdotación al proceso de crecimiento, desarrollo o educación, lo mismo que tienen en cuenta la estatura a la hora de comprar unos pantalones.

Cuantos más padres entiendan esto, mucho mejor.  Serán entonces capaces de validar y transmitir de forma positiva la aceptación y el conocimiento que separa la superdotación como cualidad del niño, del comportamiento del niño. Habrán separado la superdotación de la definición de quién es el niño.  En fin, esto llevará a los padres a abstenerse de excusar comportamientos inapropiados basándose en la superdotación.

Si los padres fomentan la responsabilidad de sus hijos, les ayudarán a saber quiénes son de forma correcta. Si los niños son capaces de reconocer que son niños con fortalezas y debilidades, entonces, a medida que se vayan convirtiendo en adultos, sentirán que es bueno tener fortalezas y debilidades.

A menudo, cuando hablo en público para familias, les pregunto a los padres, «¿Cuántos de ustedes son superdotados?» Muy pocos padres levantan la mano, pero sabemos que, a menudo, los niños superdotados provienen de padres brillantes.  Cuando los padres se sienten incómodos con su propia superdotación, puede que no la vean como algo bueno que haya que fomentar en sus hijos.

Podemos criar una generación de personas que se sientan cómodas con su talento al igual que entre nosotros hay personas que se sienten cómodas con su capacidad para los deportes. Cuando se trata de deportes, la gente no rehúye sus capacidades y muestra y comparte sus fortalezas.  Sin embargo, a la hora de mostrar sus capacidades intelectuales y académicas en la escuela, los superdotados no se encuentran cómodos reconociendo sus extraordinarias  habilidades.

Si podemos criar una generación de niños que se sientan cómodos con ellos mismos, que tengan claras sus fortalezas y debilidades, y que se responsabilicen de su comportamiento, el mundo será mejor para ellos.

RECURSOS:  CO-AUTOR:  Misdiagnosis and Dual Diagnosis ofGifted Children and Adults: ADHD,Bipolar, OCD, Asperger’s, Depressionand Other Disorders (2nd Edition)

CONTRIBUTOR: Twice Exceptional Ed Amend, Ph.D.Amend Psychological Services, PSC3131 Custer Drive, Suite 5Lexington, KY 40517www.amendpsych.cominfo@amendpsych.comPh: 859.269.6465

Ayudando a los niños y niñas superdotados a brillar. Consejos de Expertos

Queridos lectores:

En mi confinamiento por el coronavirus he decidido acometer un proyecto que tenía guardado hace meses  como es la traducción al castellano del libro de la Psicóloga y Terapeuta, Dra Tina B. Harlow, con el sugerente título que aparece en la entrada:  «Helping Gifted Kids Thrive. Insights from the Experts» ,  proyecto autorizado por la autora y para lo que el tiempo del que ahora dispongo me viene de perlas.

En este libro la Dra. Tina  B. Harlow  recopila una serie de interesantes entrevistas con diferentes expertos norteamericanos en sobredotación intelectual  con el fin de inspirar y apoyar a los padres de los menores y jóvenes superdotados en la compleja tarea de su educación.

A los diferentes entrevistados la Dra. Harlow les realiza una única pregunta:

Si tuvieras que darle un único consejo a los padres de los niños y niñas superdotados ¿cuál sería éste?

Desde aquí quiero agradecer púbicamente a la Dra. Harlow su amabilidad y generosidad al permitirme realizar esta traducción para poder compartir su sabiduría con la población de habla hispana.  Espero que lo disfruten tanto como yo.

 

DEDICATORIA:

A los padres de los niños y niñas superdotados

Quienes aman profundamente,

Defienden apasionadamente,

Y buscan tan incansablemente.

ESTAMOS CON VOSOTROS

 

INTRODUCCIÓN DE LA AUTORA:

 

Estimados Padres de niños y niñas superdotados,

A diario me conmueve el amor incansable y el esfuerzo que veo en vosotros.  Lo curioso es que la mayoría de ustedes  … no tienen idea de lo excepcionales que son.   Os cuestionáis y dudáis de vosotros mismos, pero sois algunos de los padres más entregados que conozco.

No es fácil criar a un niño superdotado hoy día.  El amanecer de la tecnología ha iniciado uno de los mayores cambios sociales de la historia.  De repente, nos encontramos sosteniendo la humanidad en la palma de nuestras manos.  Nos encontramos siendo padres de nuestros especialmente sensibles , intensos y ansiosos hijos, en un mundo para el que no disponemos de ningún manual.

En mi trabajo como terapeuta, he podido observar el alto nivel de ansiedad que parece impregnar todo el sistema familiar. Los padres están muy preocupados por el futuro de sus hijos e hijas  y buscan desesperadamente orientación para afrontar los miedos que  van surgiendo.

Después de ver, repetidamente, en mi práctica profesional este elevado nivel de ansiedad, hablando con otros profesionales y participando en foros en línea, me he dado cuenta de que los padres de niños y niñas superdotados necesitan de un mapa que les permita atravesar esta compleja jungla.

Con el fin de proporcionar a los padres una guía lo más completa posible, me decidí a contactar con expertos líderes en el campo de la superdotación.  Para ello me puse en contacto con 27 expertos y les hice una simple pregunta:

«¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES AHORA, PARA AYUDAR A SU HIJO DOTADO A BRILLAR EN EL FUTURO?”

Por supuesto, no hay «una única cosa», pero esta pregunta ha dado lugar a una rica compilación de consejos de carácter atemporal.

Este grupo de terapeutas, educadores, autores y defensores de menores y jóvenes superdotados, se ha aventurado más allá de su experiencia profesional, a fin de ofrecer información basada en sus propias trayectorias personales. Cada respuesta es sincera y conmovedora.

La mayoría de las respuestas son transcripciones de entrevistas y, por lo tanto, mantienen el tono de una conversación.  Dependiendo del entrevistado, las entrevistas varían en longitud, pero todas  contienen una valiosa sabiduría con el poder de impactar en la forma en que los padres educan a sus hijos.

Espero que los efectos de esta onda de colaboración, de amor y de apoyo, ayuden a nuestros hijos no sólo a sobrevivir en este mundo, sino a prosperar más allá de cualquier medida.

Que el mundo florezca en sus manos.

Tina

30 años de investigación sobre superdotación: desde 1979 a 2009

Solo una educación adaptada a sus necesidades que les permita desarrollar al máximo sus posibilidades (art. 29 CDN) respeta su Derecho Fundamental a la Educación.

Queridos lectores:

Como he visto que os pueden seguir  interesando artículos antiguos por su indudable actualidad en nuestro país, en el que la falta de formación de los docentes y los técnicos en relación a la superdotación intelectual y a las AACC, en  general, es una lacra, hoy os traigo un artículo de 2009, publicado con motivo del 30 aniversario (1979-2009) del Centro de Desarrollo del Dotado ( Gifted Development Center) de USA.

https://www.gifteddevelopment.com/articles/what-we-have-learned-about-gifted-children

Traducido por Belén Ros.  He introducido algunas notas en negrita.

El «Centro de Desarrollo para Dotados» ha estado en funcionamiento desde junio de 1979, y hemos evaluado a más de 6000 niños en los últimos 30 años. Al concentrarnos totalmente en la población superdotada, hemos adquirido una cantidad considerable de conocimiento sobre el desarrollo de la superdotación.

En 1994-1995, tres  notables investigadores realizaron prácticas postdoctorales ayudándonos a codificar nuestros datos clínicos para permitir el análisis estadístico: los doctores Frank Falk y Nancy Miller de la Universidad de Akron, y la Dra. Karen Rogers de la Universidad de St. Thomas.

Estos son algunos de los aspectos más destacados de lo que hemos aprendido hasta ahora:

1.-  Los padres son excelentes identificadores de la superdotación en sus hijos:  el 84% de los 1.000 niños cuyos padres sintieron que podían ser superdotados, exhibieron 3/4 de los rasgos pertenecientes a la gama de alta de superdotación en nuestra  prueba «Escala de Características de Superdotación». 

Más del 95% demostraron talento en al menos un área, pero fueron asíncronicos en su desarrollo, y sus debilidades deprimieron sus puntuaciones compuestas de coeficiente intelectual.

2.-  La superdotación se puede observar en los primeros tres años por la rápida progresión a través de los hitos del desarrollo.  Estos hitos deben documentarse y tomarse en serio como evidencia de dotación o talento.

La identificación temprana del desarrollo avanzado es tan esencial como la identificación temprana de cualquier otra excepcionalidad.

La intervención temprana promueve un desarrollo óptimo en todos los niños.

3.-  Cuando los padres no reconocen los dones de un niño, los maestros también pueden pasarlos por alto.

Rita Dickinson (1970) encontró que la mitad de los niños a los que evaluó con coeficientes intelectuales de 132 o más fueron referidos por problemas de conducta y no vistos como superdotados por sus maestros o padres.

La defensa de los padres es fundamental para el crecimiento emocional y académico de los niños superdotados.

El libro ganador del premio Bobbie Gilman, 2008a, Academic Advocacy for Gifted Children: «A Parent’s Complete Guide», puede guiar a los padres en la defensa efectiva de sus hijos. «Desafiando a los estudiantes altamente dotados» (Gilman, 2008b) es un excelente libro para maestros y padres.

4.-  Los niños y adultos pueden ser evaluados a cualquier edad. Sin embargo, la edad ideal para las pruebas es entre los 5 y los 8 años.

A la edad de 9 años, los niños altamente dotados pueden alcanzar el techo de las pruebas, y las niñas dotadas pueden haber sido socializadas para ocultar sus habilidades. A menos que estén absolutamente seguras de que tienen razón, con frecuencia las chicas superdotadas no están dispuestas a adivinar, lo que reduce sus puntuaciones de coeficiente intelectual.

5.-  Los hermanos y hermanas suelen estar  dentro de un rango que difiere entre cinco o diez puntos por encima o por debajo de la capacidad medida entre ellos.

Las puntuaciones de coeficiente intelectual de los padres a menudo están dentro de 10 puntos de la de sus hijos; incluso los puntajes de coeficiente intelectual de los abuelos pueden estar dentro de 10 puntos de los de sus nietos.

Estudiamos 148 grupos de hermanos y descubrimos que más de 1/3 estaban dentro de cinco puntos el uno del otro, más de 3/5 estaban dentro de 10 puntos, y casi 3/4 estaban dentro de 13 puntos.  Cuando un niño de la familia es identificado como talentoso o superdotado, las posibilidades de que todos los miembros de la familia sean dotados son grandes.

6.-  Los segundos hijos son reconocidos como superdotados con mucha menos frecuencia que los primogénitos o los hijos únicos.  A menudo van en la dirección opuesta a sus hermanos mayores y son menos propensos a estar orientados a los logros. ¡Incluso el gemelo idéntico primogénito tiene más posibilidades de ser aceptado en un programa para dotados que el que ha nacido segundo!

7.-  Las pruebas de coeficiente intelectual en la infancia demuestran claramente la igualdad de inteligencia entre hombres y mujeres.

Hasta que se desarrolló la prueba de coeficiente intelectual, la mayoría de la sociedad creía en la «superioridad natural de los varones». Incluso ahora, el hecho de que la mayoría de los eminentes sean hombres lleva a algunos a creer que los hombres son innatamente más inteligentes que las mujeres.

Por el contrario, hemos encontrado más de 100 niñas con puntuaciones de coeficiente intelectual superiores a 180.

La puntuación de coeficiente intelectual más alta en el registro en nuestro Centro fue alcanzada por una chica, y cuatro de las cinco puntuaciones más altas fueron obtenidas por las niñas. Sin embargo, los padres son más propensos a traer a sus hijos para su evaluación y pasar por alto a sus hijas, y esta inequidad parece estar empeorando.

De 1979 a 1989, el 57% de los niños traídos para las pruebas eran hombres, y el 43% eran mujeres, mientras que el 51% por encima de 160 IQ eran hombres y el 49% mujeres (ver gráfico). En 2008, el 68% de los niños traídos para las pruebas eran hombres y sólo el 32% mujeres, mientras que la distribución en los rangos más altos de coeficiente intelectual es del 60% hombres y 40% de mujeres.

8.- Las niñas superdotadas y los niños superdotados tienen diferentes mecanismos de afrontamiento y es probable que enfrenten diferentes problemas.

Las chicas dotadas ocultan sus habilidades y aprenden a mezclarse con otros niños.

En la escuela primaria dirigen sus energías mentales hacia el desarrollo de relaciones sociales; en la escuela secundaria son valoradas por su apariencia y sociabilidad en lugar de por su inteligencia.

Los niños superdotados son más fáciles de detectar, pero a menudo son considerados «inmaduros» y pueden ser retenidos en la escuela si no pueden socializar con niños de su edad con los que no tienen intereses comunes.

9.- Los niños dotados son asíncronicos.

Su desarrollo tiende a ser desigual, y a menudo se sienten fuera de sincronización con compañeros de edad y con las expectativas escolares basadas en la edad.

Son emocionalmente intensos y tienen una mayor conciencia de los peligros del mundo. Es posible que no tengan los recursos emocionales necesarios para igualar su conciencia cognitiva porque les falta experiencia.

Están en riesgo de abuso (bulling) en entornos que no respetan sus diferencias.

10.- Esta asincronía muestra a menudo en forma de grandes discrepancias entre las puntuaciones de los distintos índices, según la cuarta edición de la Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños (WISC-IV).

Nota:  Recordamos al lector que el WISC IV se encuentra descatalogado en 2020 y ha sido sustituido por el WISC-V, a pesar de que muchos de nuestros Orientadores no se enteren.

En estos casos, la puntuación de CI a escala completa no debe utilizarse para seleccionar estudiantes superdotados para programas educativos.

En su lugar, el índice de habilidad general (GAI), que omite la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento, proporciona una mejor estimación de la capacidad de razonamiento del niño.

El GAI ha sido avalado por la Asociación Nacional de Niños Dotados. Las normas extendidas ya están disponibles para el WISC-IV.

11.-  La quinta edición de la Escala de Inteligencia Stanford-Binet (SB5) mide las habilidades matemáticas y visuales- espaciales mejor que las habilidades de razonamiento verbal abstracto.

Cuando el SB5 se utiliza para la selección de estudiantes superdotados para programas educativos, la puntuación de corte para la admisión debe reducirse a un CI de 120.

Diferentes opciones de puntuación están disponibles para los niños superdotados, incluyendo puntuaciones de la ratio de Rasch (Modelo de Rasch).

El editor permite la administración de la versión anterior del Stanford-Binet (Formulario L-M) para evaluar las capacidades verbales abstractas, especialmente en niños excepcionalmente dotados, y recomienda que se administre en conjunto con la SB5 para que varios se pueden comparar (Carson & Roid, 2004).

Las normas extendidas ya están disponibles para el WISC-IV.

11.-  Los niños creativos, los niños culturalmente diversos, los niños con talento matemático, los niños con déficit de atención, los niños altamente dotados, los niños con doble excepcionalidad y los que `presentan fracaso escolar, a menudo son estudiantes visuales-espaciales que requieren métodos diferentes de enseñanza.

Los estudiantes visual-espaciales, generalmente piensan en imágenes o se basan en «sensaciones» o sentimientos, mientras que los estudiantes auditivos-secuenciales generalmente piensan con palabras.

Las estrategias educativas típicas funcionan mejor con los estudiantes auditivos-secuenciales que con los estudiantes visual-espaciales.

Hemos desarrollado métodos para identificar este patrón de aprendizaje y estrategias efectivas para enseñar a los estudiantes visuales-espaciales (Silverman, 2002).

Nuestro Identificador Visual-Espacial se puede utilizar con distritos o clases escolares enteras, así como individualmente. Visite nuestro Recurso Visual-Espacial para obtener información gratuita sobre estrategias para enseñar a los alumnos visuales-espaciales.

13.-  Los niños superdotados tienen un mejor ajuste social cuando están agrupados en clases con niños como ellos mismos.

Cuanto más brillante sea el niño, menor será su autoconcepto social en el salón de clases regular (con sus iguales en edad y no en capacidad).

El autoconcepto social mejora cuando los niños se colocan con sus iguales en capacidad en clases especiales.

14.-  El perfeccionismo, la sensibilidad y la intensidad son tres rasgos de personalidad asociados con la superdotación.

Se derivan de la complejidad del desarrollo cognitivo y emocional del niño.

Según la teoría de Dabrowski, estos rasgos —relacionados con las sobreexcitabilidades— son indicativos del potencial de altos valores morales en la vida adulta.

Cuanto más brillante sea el niño, más temprana y más profunda, puede ser su preocupación por las cuestiones morales. Pero este potencial generalmente no se desarrolla en el vacío. Requiere nutrirse en un entorno de apoyo.

15.-  Alrededor del 60% de los niños superdotados son introvertidos en comparación con el 30% de la población general.

Aproximadamente el 75% de los niños altamente dotados son introvertidos.

La introversión se correlaciona con la introspección, la reflexión, la capacidad de inhibir la agresión, la sensibilidad profunda, el desarrollo moral, el alto rendimiento académico, las contribuciones académicas, el liderazgo en campos académicos y estéticos en la vida adulta, y de forma más suave, durante la juventud; sin embargo, es muy probable que esta forma de ser sea malintepretada  y «corregida» en los niños por adultos bien intencionados.

16.-  Los niños ligeramente, moderadamente, altamente o excepcionalmente superdotados  son tan diferentes entre sí como los niños leves, moderados, severos y profundamente retrasados lo son unos de otros, pero las diferencias entre los niveles de superdotación y sus necesidades raramente son reconocidas.

17.-  Hay niños mucho más dotados en la población de lo que nadie se da cuenta.

Aproximadamente el 18% de los más de 5.600 niños que hemos evaluado en los últimos 30 años tienen un dote excepcional, con puntuaciones de coeficiente intelectual superiores a 160 de CI.

A partir del 1 de enero de 2009, encontramos al menos 988 niños por encima de 160 IQ, incluyendo 281 por encima de 180 IQ y 87 por encima de 200 IQ.

Hemos introducido datos masivos sobre 241 de estos niños, la muestra más grande en esta gama de coeficiente intelectual jamás estudiada (Rogers & Silverman, 1997).  Hasta la fecha sólo se han publicado dos estudios exhaustivos sobre los niños de estos rangos. Leta Hollingworth (1942) encontró a 12 niños por encima de 180 IQ entre 1916 y 1939 y Miraca Gross (1993; 2004) estudió 60 niños australianos con puntuaciones de coeficiente intelectual superiores a 160.

18.-  Muchos casos de bajo rendimiento están relacionados con infecciones crónicas del oído temprano (9 o más en los primeros tres años), con efectos residuales de déficits de procesamiento secuencial auditivo y problemas de atención.

Nota:  Ver problemas de hiperacusia, o alta sensibilidad auditiva.

En estos casos la ortografía, la aritmética, la escritura a mano, la memorización, la atención y la motivación para hacer el trabajo escrito se ven normalmente afectados.

19.-  Los niños superdotados pueden tener discapacidades ocultas de aprendizaje.

Aproximadamente una sexta parte de los niños superdotados que acuden al Centro para realizar pruebas tienen algún tipo de problema de aprendizaje, a menudo sin ser detectado antes de la evaluación, como el trastorno del procesamiento auditivo central (CAPD), las dificultades con el procesamiento visual, el trastorno del procesamiento sensorial, la desorientación espacial, la dislexia y los déficits de atención.

El superdotado enmascara los problemas de aprendizaje y estas dificultades de aprendizaje disminuyen los puntajes del coeficiente intelectual.

Un razonamiento abstracto más alto permite a los niños compensar en cierta medida estas debilidades, lo que las hace más difíciles de detectar. Sin embargo, la compensación requiere más energía, afecta a la motivación y se intensifica en condiciones de estrés o cuando el niño está fatigado.

20.-  Los niños dotados con dificultades de  aprendizaje y los estudiantes visuales-espaciales generalmente tienen, al menos, un progenitor con el mismo patrón de aprendizaje.

Los estudiantes espacio- visuales y los niños con dificultades de aprendizaje y dobles excepcionalidades, tienden a ser más inteligentes a medida que envejecen y a menudo se convierten en adultos exitosos.

21.-  Los historiales de partos difíciles, como el parto de larga duración,  las cabezas demasiado grandes para el canal del parto, cuatro o más horas de Pitocina u oxitocina para inducir el  parto, cesáreas de emergencia, cuerdas envueltas alrededor de cualquier parte del cuerpo del bebé y oxígeno al nacer, pueden conducir a un trastorno del procesamiento sensorial ( SPD).

Se debe alertar a los padres, maestros y pediatras de que el período crítico para aliviar los déficits sensoriales-motores es desde el nacimiento hasta los siete años.

Cuando se ven debilidades motoras graves o finas, se debe buscar inmediatamente la terapia ocupacional pediátrica, en lugar de esperar a que el crecimiento del niño «disminuya» el problema.

22.-  La superdotación no es elitista. Atraviesa todos los grupos socioeconómicos, étnicos y nacionales (Dickinson, 1970).

En todas las culturas, hay niños avanzados en el desarrollo que tienen un mayor razonamiento abstracto y se desarrollan a un ritmo más rápido que sus compañeros de edad.  Aunque el porcentaje de estudiantes superdotados entre las clases altas puede ser mayor, un número mucho mayor de niños superdotados provienen de las clases bajas, porque los pobres superan con mucho a los ricos (Zigler & Farber, 1985).

Por lo tanto, cuando se niegan los recursos y apoyos educativos necesarios para el desarrollo de los menores superdotados  sobre la base de que son «elitistas», son los pobres los que más sufren. Los ricos tienen otras opciones.

23.-  Cuanto más igualitarios intenten ser los programas para superdotados, menos defendibles son.

Los niños situados en el tres por ciento superior e inferior de la población en la Curva de Gauss de medición de la inteligencia, tienen patrones de desarrollo atípicos y requieren instrucción diferenciada.

Los niños en la parte superior e inferior al 10 por ciento de la población, no son diferentes esrtadísticamente o en su desarrollo a los niños que se encuentran en la parte superior e inferior al 15 por ciento, y no se justifica un tratamiento educativo especial sino específico.

Cada vez más distritos escolares se están dando cuenta de esto en este nuevo milenio, y están proporcionando educación especial con una mayor profundidad, especialización y velocidad  para quienes más los necesitan.

Los programas de estudios que agrupan por capacidad y optan por la personalización de los contenidos y la aceleración educativa radical para los alumnos superdotados están ganando popularidad, por su eficacia.

Referencias:

  1. Carson, D. & Roid, G. (2004). Acceptable use of the Stanford-Binet Form L-M: Guidelines for the professional use of the Stanford-Binet Intelligence Scale, Third Edition (Form L-M). Itasca, IL: Riverside Publishing.
  2. Dickinson, R. M. (1970). Caring for the gifted. North Quincy, MA: Christopher.
  3. Gilman, B. J. (2008a). Academic advocacy for gifted children: A parent’s complete guide. (Formerly Empowering gifted minds: Educational advocacy that works.). Scottsdale, AZ: Great Potential Press.
  4. Gilman, B. J. (2008b). Challenging highly gifted learners. Waco, TX: Prufrock Press.
  5. Gross, U.M. (2004). Exceptionally gifted children. (2nd Ed.). London: Routledge Falmer. [First edition,
  6. 1993]
  7. Hollingworth, L. S. (1942). Children above 180 IQ Stanford-Binet: Origin and development. Yonkers- on-Hudson, NY: World Book.
  8. Rogers, K. B., & Silverman, L. K. (1997, November 7). Personal, medical, social and psychological factors in 160+ IQ children. National Association for Gifted Children 44th Annual Convention, Little Rock, AK. [Summary of data available on-line at www.gifteddevelopment.com.]
  9. Silverman, L. K. (2002). Upside-Down Brilliance: The Visual-Spatial Learner. Denver: DeLeon.
  10. Zigler, E., & Farber, E. A. (1985). Commonalities between the intellectual extremes: Giftedness and mental retardation. In F. D. Horowitz & M. O’Brien (Eds.), The gifted and the talented: Developmental perspectives (pp. 387-408). Washington, DC: American Psychological Association.

Medidas ordinarias para menores extraordinarios


La atención educativa de los menores de AACC sin evaluar


Una cuestión que preocupa enormemente a los padres, ante la sospecha, o la certeza, de que un menor tiene altas capacidades intelectuales pero éste no ha sido todavía evaluado por la administración educativa, es esta ¿se puede actuar educativamente o hay que esperar a tener un informe de evaluación psicopedagógica?


La respuesta a esta pregunta es que, no solo se puede, SE DEBE ACTUAR DE FORMA INMEDIATA.

La Ley Orgánica de Educación 2/2006, que en este sentido no ha sido modificada por la LOMCE 2013, establece en su  Título II Equidad de la Educación, Capítulo I, que los alumnos de altas capacidades intelectuales son Alumnos con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo y les dedica, especialmente, dos artículos, el 76 y el 77.

Esto quiere decir que:

·        Los alumnos NEAE por altas capacidades intelectuales SIEMPRE requieren de una respuesta diferente y diferenciada.

·        Esta respuesta consiste en proporcionar provisiones educativas que respondan a su diversidad, en el uso y manejo de conocimientos, recursos, habilidades, ritmo de aprendizaje, intereses y motivaciones

 


Pues bien, el artículo 76 establece lo siguiente:

“Corresponde a las Administraciones educativas adoptar las medidas necesarias para identificar al alumnado con altas capacidades intelectuales y valorarde forma temprana sus necesidades. Asimismo, les corresponde adoptar planes de actuación, así como programas de enriquecimiento curricularadecuados a dichas necesidades, que permitan al alumnado desarrollar al máximo sus capacidades.


Lo primero que debemos observar es que el artículo habla de dos cosas distintas:  por un lado, habla de identificar y, por otro, de valorar, y ambas actuaciones deberán realizarse de forma temprana, lo que quiere decir: en cuanto la necesidad se detecte.

La obligación de identificar recae en los docentes, la de valorar –evaluar- en los orientadores. Y esto no es un desideratum, es una obligación legal cuyo incumplimiento debería tener consecuencias legales si estas se exigen.

Los estudios científicos afirman que son los padres los primeros en identificar la diferente forma de aprender de sus hijos y los primeros que han de velar por su educación, tal como establece el art. 154 del Código Civil, por tanto, lo primero que debería de hacer un buen docente es escuchar a los padres y antes de espetarles el tristemente famoso:  NO LO VEO:

a) Escuchar al niño:  Si un profesor busca la comunicación con el alumno de forma sincera y escucha con atención, con frecuencia puede detectar la precocidad, la sobredotación o el talento, incluso en niños muy pequeños o con bajo rendimiento. El profesor debería animar al niño a compartir sus ideas, intereses, conocimiento e interrogantes, que pueden revelar un lenguaje y comprensión de ideas abstractas muy superiores, lo mismo que el hecho de que el alumno realice actividades extraescolares avanzadas.


b) Involucrar al niño en tareas de resolución de problemas que requieran niveles elevados de pensamiento:  Esto le proporciona la oportunidad de conocer cómo utiliza el alumno la información en procesos de análisis y síntesis, así como en el razonamiento inductivo o deductivo. En actividades de resolución de problemas el profesor también puede observar características de originalidad, creatividad y eficacia en el manejo de sucesos o personas; en otras palabras, habilidades excepcionales de organización y capacidad para un aprendizaje independiente y auto dirigido.


c) Evaluar los conocimientos curriculares del niño, teniendo en cuenta que, por muy precoz o superdotado o talentoso que sea, el niño no tiene ciencia infusa, aunque puede que le sorprendan a este respecto. Importante:  sin limitarse a los conocimientos curriculares del curso inmedatamente posterior, porque el menor puede estar mucho más avanzado.


De este modo, cuando solicite la intervención del Equipo de orientación Educativa, el profesor ya dispondrá de una importante cantidad de información que tendrá que incluir en su informe.

Una vez identificado y antes de que sea evaluado, el profesor deberá aplicar las medidas educativas para los alumnos que presentan necesidades específicas de apoyo educativo por altas capacidades intelectuales, que la legislación establece que deben estar recogidas en los Proyectos Curriculares de Centro y en los Planes de Centro, en el apartado “Medidas de Atención a la Diversidad”.  


Estos alumnos tienen, legalmente, a su disposición tanto medidas educativas ordinarias (como el resto del alumnado) como extraordinarias.

Las medidas de carácter ordinario para el alumnado de Altas Capacidades Intelectuales tienen como prioridad promover el desarrollo pleno y equilibrado de las capacidades contempladas en los objetivos generales de las enseñanzas, así como otras medidas de modificación y ajustes didácticos, metodológicas y organizativas.

Resumiendo algunas de estas medidas podrían contemplarse:
  • Las adaptaciones no significativas del currículo que impliquen profundización o complementación del currículo ordinario, como: 
    •  Gradación de actividades según el nivel de complejidad. 
    • La adecuación de los procedimientos e instrumentos de evaluación.
    • La integración de materias en ámbitos.
  •  Las adaptaciones de materiales curriculares.
  • Los programas de tratamiento personalizado.
  • La oferta de materias específicas.
  • La atención individualizada.
  • El apoyo en el aula, el desdoblamiento de grupos y los agrupamientos flexibles. 
  •  La selección y aplicación de diversos recursos y estrategias metodológicas, como son: 
    • Las propuestas de trabajo interdisciplinares que exijan la conexión entre conceptos y procedimientos de distintas áreas.  
    • Introducción de actividades de carácter opcional, diversas, amplias e  individuales.
    •  Profundización en contenidos procedimentales. 
    •  Planteamiento de proyectos de trabajo.
    •  Trabajar por rincones en el aula.
    •  Proyectos que fomenten la creatividad y el pensamiento divergente. 
    •  Introducción de técnicas de búsqueda y tratamiento de la información.

Siguiendo las directrices establecidas por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, las administraciones educativas autonómicas elaboran Planes de atención a la diversidad con la finalidad de poner en marcha medidas y actuaciones educativas que permitan el máximo ajuste de los procesos de enseñanza-aprendizaje a las características de todo el alumnado. En dichos planes se contemplan tanto medidas ordinarias como medidas de carácter extraordinario.

Esto quiere decir que hay que atender educativamente de forma adecuada e inmediata a un alumno del que se sospecha que pueda tener altas capacidades intelectuales, esto es, no hay que esperar a que exista un informe de Evaluación Psicopedagógica para adoptar medidas específicas de carácter ordinario.

Espero que os sea útil.

P.D.:  Normalmente utilizo el masculino genérico para referirme a ambos sexos, tal como dispone la RAE.