Séptimo consejo: Honestidad con tacto

Feliz Lunes de Pascua!

Llevamos un mes de confinamiento y aunque se hace pesado, -para mí las tardes se están haciendo eternas, no sé si os pasa a vosotros,- aquí seguimos haciendo cositas para pasar las horas.

Yo continúo con la traducción del libro de la Dra. Harlow:  «Helping gifted Kids Through.  Insides from the experts», quien tan amablemente me autorizó a ello.

El consejo de hoy nos llega de la mano de Danae Deligeorges, quien nos insiste en un aspecto en el que muchos superdotados fallamos habitualmente, a pesar de la enorme empatía que tenemos:  la falta de tacto.

Su consejo:

«Honestidad con tacto»

Danae Deligeorges, M.A. es la Fundadora y Directora del Centro para el Avance del Conocimiento en Grecia, centro que proporciona educación, consejería e identificación para personas superdotadas (desde niños a adultos). El centro prioriza el desarrollo de todas las personas proporcionándoles servicios  sociales, emocionales y apoyo cognitivo.

Danae tiene un B.A. en Filosofía, Pedagogía y Psicología de La Universidad Kapodistrian de Atenas y un M.A. en Educación de superdotados por la Universidad Noreste de Illinois.   Actualmente está completando los estudios de Doctorado en el departamento médico nacional de la Universidad de Atenas y Kapodistrian.

En Grecia, Danae ha sido alguien fundamental en la concienciación sobre la importancia de reconocer y atender educativa, social y emocionalmente las necesidades de los individuos superdotados. Durante los tres años anteriores a la fundación de su propio centro, Danae viajó por el país en en nombre de varias organizaciones internacionales de superdotados, llevando a cabo conferencias gratuitas sobre el tema de la dotación y el talento.

Ella ha diseñado y hecho funcionales programas anuales y de verano para dotados en las principales ciudades en Grecia. Danae ha estado trabajando como editora de “The Conceptual Foundation”, el boletín informativo de la Comunicada Nacional Asociación para Niños Dotados (NAGC) desde 2012. Ella es una SENG certificada (Sistema de Apoyo a las Necesidades emocionales de los dotados) y es Facilitadora del Modelo para el Grupo de Padres.

«Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

Lo único que los padres pueden hacer ahora para ayudar a su hijo superdotado a prosperar en el futuro es enseñarles a expresarse con honestidad pero teniendo tacto en el proceso.

Es importante que los niños superdotados aprendan a levantarse y defenderse por sí mismos, diciendo honestamente lo que tienen en mente.  Al mismo tiempo, necesitan aprender que el modo en que lo dicen puede ser la diferencia entre que los demás los escuchen y respondan de forma positiva o no lo hagan.

Este es un importante problema de los niños superdotados porque aunque ellos puedan ver más allá y con más profundidad que los demás, en ocasiones no son capaces de comunicar sus necesidades de forma efectiva.  Esta dificultad ocurre tanto con la comunicación verbal como con la no verbal.

En ocasiones los padres enseñan a sus hijos a decir las palabras que les permitan navegar sobre determinadas situaciones pero se olvidan de enseñarles cómo han de ser el lenguaje corporal y el tono de voz adecuado.  Para comunicarse, una de las primeras cosas en las que se fijan nuestros interlocutores, es en nuestro lenguaje corporal.  El tacto puede ser definido según el diccionario online Mirriam-Webster como «un agudo sentido sobre lo que hay que hacer o decir para mantener buenas relaciones con los demás o evitar las ofensas.” * Para ello son tan importantes nuestro lenguaje corporal como lo son nuestras palabras.

La clave para comunicar y ser entendido es el pre-posicionamiento.  Los niños que son conscientes de su forma de pensar y que aprenden a modificar ésta cuando ello sea necesario, estarán equipados con una poderosa habilidad que van a utilizar a lo largo de toda su vida.

Esto es algo que hay que tener en mente antes de participar en una interacción. A veces un niño, debido a su superdotación, puede sentirse como un inadaptado – como si nadie lo entendiera-. Estos sentimientos  conllevan emociones negativas que luego subyacen a la intención de comunicarse. El niño tiene un deseo y hace una petición, pero lo hace con un enfoque negativo que, inmediatamente, pone a la otra persona a la defensiva.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a adquirir conciencia de este hecho y a superarlo dándoles ejemplo y hablando abiertamente sobre esta cuestión.

Así que digamos que, por ejemplo, su hijo está invitado a una fiesta de cumpleaños y los padres están hablando mientras los niños juegan.  Se oye una conversación entre dos padres sobre otro niño. Uno de los padres comenta que los padres del niño “lo tienen todo hecho porque el niño es superdotado y todo es fácil para él”.  Como padre de un niño superdotado te sientes incómodo con esta conversación y empiezas a enfadarte.  Tienes varias  posibilidades:  puedes ignorar los comentarios;  expresarte de malas maneras para dejar claro tu punto de vista o actuar, o expresarte honestamente y con tacto en defensa de los niños superdotados.   Esta última opción te permitirá permanecer fiel a tu auténtico yo, educar a los otros padres y ser un ejemplo para tu hijo sobre lo que es tener tacto y ser honesto.

La otra forma en que los padres pueden ayudar a sus hijos a adquirir esta habilidad se encuentra en su comunicación diaria con ellos.  Los padres a menudo se sienten frustrados con sus hijos e hijas cuando éstos o éstas hacen algo incorrecto. Entonces pueden mirar hacia otro lado o realizar un comentario sarcástico.  Los padres se olvidan de que los niños son proyectos en desarrollo.  Ellos todavía están aprendiendo.  Acciones simples que los adultos llevan haciendo toda la vida para ellos son nuevas y puede que necesiten ser enseñados, en vez de esperar que ellos lo hagan todo correctamente desde un principio.  Cuando se habla con honestidad y tacto con los niños éstos aprenden a responder a los demás de la misma forma y sus relaciones prosperan.

El camino que tomamos hacia la autotransformación, que en este caso es desarrollando la  honestidad con tacto, en realidad habla mucho sobre quienes somos como individuos. En nuestro papel de modelos nunca debemos olvidar lo que hacemos para cambiar lo que somos.

 

Lo dicho, quedaos en casa, que el final de la cuarentena comienza a verse más cerca.

Saludos

Sexto consejo: Alimenta su creatividad

Queridas familias:

Aquí seguimos tras veinte días de confinamiento, espero que más animados tras saber que la curva del Coronavirus ya lleva 3 días bajando lentamente en nuestro país.

Yo estoy utilizando las traducciones del libro de la Dra. Harlow:  «Helping Gifted Kids Thriwe.  Insigths from the experts.», quien tan amablemente me ha autorizado a ello, como forma de terapia porque mantiene mi mente ocupada.  Asi que aquí va, de la mano de la Dra. Susan Daniels,  el sexto consejo para los padres de niños y niñas superdotados.

 

Alimenta su creatividad

 

Susan Daniels, Doctora en Psicología, es la cofundadora y Directora Educativa de Centro Summit, así como Profesora titular de Psicología Educativa y Consejera de la Universidad del Estado de California – San Bernardino-.  En el Centro Summit, la Dra. Daniels lleva a cabo diferentes Planes Educativos para niños y adolescentes como parte del Programa Integral para Superdotados y Superdotados con Evaluaciones Complejas. Ella analiza y sintetiza los datos de cada individuo, realizando las recomendaciones para una adecuada diferenciación académica, enriquecimiento, aceleraciones y demás medidas educativas.  Ella también atiende las consultas de las familias y de los colegios.

La Dra. Daniels es una reconocida experta en el ámbito internacional en el campo de la superdotación, desarrollo socio-emocional de los niños superdotados, creatividad y enseñanza-aprendizaje visual, que cuenta con numerosas publicaciones y presentaciones realizadas a raíz de las muchas conferencias y ponencias sobre psicología y educación que realiza cada año.  Ella también está especializada en el desarrollo socioemocional – relacionadas con la intensidad y sensibilidad- de los individuos superdotados a lo largo de su vida.

La Dra. Daniels es coatura del libro “Raising Creative Kids” (“Educando a niños creativos”) publicada en Great Potential  Press en 2003 , así como autora y coeditora del libro “Living with intensity” (“ Vivir con Intensidad”) (Gran Prensa Potencial,2008). Su libro más reciente, “Visual Learning and Teaching: An Essential Guide for Educators K-8, Visual” (“Aprendizaje y Enseñanza Visual: Una Guía esencial para educadores K-8”), será reeditado por Free Spirit en agosto de 2018.  Además de su ejercicio como consultora y escritora, la Dra. Daniels es cofundadora del Camp Summit, un campamento de verano para jóvenes superdotados.

 

“La creatividad es mucho más que una capacidad intelectual y cognitiva necesaria para resolver los problemas de nuestra sociedad actual.”

 

La creatividad es una capacidad innata, un derecho humano de nacimiento.  Como padres, normalmente somos muy conscientes del desarrollo de nuestro hijo a nivel emocional, social, física y espiritual.  Sin embargo, solemos dar menos importancia al desarrollo de la creatividad de nuestros hijos.  Alimentar la creatividad resulta esencial para el adecuado desarrollo de nuestros hijos a tanto nivel psicológico como físico.  Es a través de su imaginación y de su creatividad  que nuestros niños pueden ver las oportunidades que les rodean y disponer del potencial para crear una diferencia positiva en nuestro mundo.

Las investigaciones muestran que los niños experimentar una disminución de su creatividad cuando están alrededor del  Cuarto grado (9 años).  Esto sucede, en parte, porque la mayoría de las escuelas no nutren activamente la Creatividad. Así que depende de los padres el encontrar formas para estimular la creatividad de los niños.

La creatividad es mucho más que la capacidad cognitiva e intelectual necesaria para resolver los problemas actuales de nuestra sociedad.  La creatividad contiene implicaciones intelectuales, sociales y emocionales.  Si podemos pensar con flexibilidad, podemos ver y, potencialmente, entender, a otros que también son diferentes.  Podremos disponer de otras perspectivas.  Y todos estos beneficios harán de nuestros hijos niños más sanos y más adaptativos.

Atender la creatividad es muy divertido.   Yo animo a los padres a disponer de un espacio de creatividad en casa:  un espacio en que los niños tengan la libertad para hacer invenciones, diseñar, construir y experimentar con objetos e ideas. Si los padres no tienen mucho espacio en su casa, esto mismo es una oportunidad para la creatividad.  Algunos padres que he entrevistado han creado una caja con materiales para trabajar la creatividad que tienen bajo una mesa o debajo de la cama de sus hijos.

Hay muchísimos libros que los padres pueden consultar como recurso para desarrollar la creatividad de sus hijos.  De hecho, soy coautora del libro “Criando a niños creativos”.  Una de las cosas que yo animo a hacer a los padres con sus hijos es a tener revistas sobre la Naturaleza.  Los padres pueden invitar a su hijo a observar algo con atención a través de una lupa y luego dibujarlo con gran detalle. Si el niño tiene habilidades manuales, pueden mirar su huella digital y recrearla. Los padres pueden hacer a los niños dos preguntas curiosas a fin de estimular su pensamiento creativo:

¿A qué te recuerda? y ¿qué se te ocurre?

Una de las principales características de las personas altamente creativas es su deseo de buscar en su mundo lo inusual y los aspectos creativos. Podemos desarrollar  esta percepción y mentalidad creativa en nosotros mismos.  Observe de forma que su hijo lo escuche, lo que siente al ver una silla con un diseño único, al descubrir patrones en las hojas de las plantas, o al presenciar la creatividad de otros en webs de diseño, dibujo o escritura.

Cada día podemos tejer enfoques simples y creativos en las conversaciones que mantenemos con nuestros hijos.  Podemos estimular sus imaginación y desafiarlos a cambiar sus percepciones. Podemos adquirir un punto de vista diferente. Estos enfoques proporcionan a los niños la flexibilidad necesaria para navegar por nuestro mundo en constante cambio.

Otra característica común de la gente creativa es que necesitan tiempo en soledad.  Debido a nuestra cultura, estamos abocados a sobrecargar las agendas de nuestros hijos y las nuestras.  Cuando nuestros hijos son intensos y absorbentes, los padres pueden decir “Necesito un tiempo de descanso”.  Ese tiempo de espera tiene que ser una opción y no un castigo.  Tiene que ser un modelo por el que su hijo aprenda que está bien tomarse un tiempo, acostarse en su cama y simplemente pensar.  Si hace buen tiempo, se puede salir afuera, acostarse en el suelo con su hijo y ver las nubes pasar.  Entonces preguntarles «¿A qué se parecen?» o ¿A qué te recuerdan?”  La creatividad está al alcance de la mano de todo el mundo.

Todos los padres pueden ser padres creativos.  Solo haciéndolo, de formas fáciles y accesibles, podremos estimular la creatividad de nuestros niños.  Esto les proporcionará un camino a seguir de por vida, y les preparará  para prosperar en el futuro.

 

Hasta el siguiente consejo

Cuarto consejo: Utilizar un lenguaje que refleje sus valores

Queridas familias:

Espero que este tiempo de obligado confinamiento nos sirva no solo para estar en familia sino para adquirir conocimientos que nos permitan ser mejores padres y mejores personas.

Continúo con el Cuarto Consejo, que forma parte de la traducción del libro de la Dra. Harlow «Helping Gifted kids thrive.  Insight from Experts».

En esta ocasión la respuesta a la pregunta de

Si tuvieras que darles a los padres de los niños superdotados un único consejo ¿cuál sería este?

Nos llega de la mano de la psicoterapeuta neozelandesa Maggie Brown.  Su consejo es el siguiente:

UTILICE UN LENGUAJE QUE REFLEJE SUS VALORES.

Maggie Brown es consejera, terapeuta y coach especializada en el trabajo con adultos Superdotados y Familias. Como investigadora psicológica, actualmente está realizando un estudio sobre la superdotación.  Ella cree que la superdotación, los talentos, la creatividad y las aspiraciones personales prosperarán únicamente  si se construyen sobre una firme base de valores y un positivo sentido de identidad que se encuentre unido a los valores personales.  Ella parte de esta creencia al trabajar con personas de todas las edades, tanto en reuniones cara a cara como en grandes talleres de grupo.

Maggie tiene una sólida base en neurobiología que utiliza para ayudar a sus pacientes a entender las bases fisiológicas y emocionales de las hipersensibilidades y cómo vivir con ellas.  Como mujer superdotada y madre de un hijo talentoso, Maggie entiende del valor y la creatividad necesarias para salir fuera de la caja y marcar la diferencia.

«Tenemos que empezar poniendo nombre a las hipersensibilidades de los superdotados porque, de lo contrario, lo que el niño va a escuchar es que éstas son patológicas.”

Si solo tuviera que elegir una cosa, para ayudar a los padres en la educación de sus hijos superdotados esta sería que ayuden a sus hijos a entender quiénes son ellos realmente y la importancia que tiene para ellos tener unos profundos valores morales.  Normalmente tendemos a centrarnos en cosas que se encuentran en la superficie del niño,  llamémoslo logro, emocionalidad o comportamiento.  Pero para la formación de niño es más importante que estos entiendan qué es los que los impulsa internamente.

Según mi experiencia, los niños superdotados desde muy jóvenes tienen un cúmulo de valores que subyacen a las emociones que éstos experimentan.  Palabras como entusiasmo, determinación y celo… son palabras  relacionadas on su interior que han sido descuidadas  aún cuando contienen cualidades como la justicia y la equidad.

Tenemos un vocabulario que habla de la superficie de la superdotación y tendemos a centrarnos en la conducta superdotada, sin hablar de aquello que motiva dicha conducta.  Sin embargo, los niños, los padres, los profesores y los demás ponen la mira en explicar esto con palabras que, desgraciadamente patologizan sus reacciones.  Hemos establecido como algo negativo cuestiones como «estás demasiado emocionado» o «tranquilízate» en vez de decir “aquí está de nuevo tu entusiasmo” y también los niños tienen que escuchar aquello de  “estás muy por delante de los demás.  Siéntate y espera a que los demás te alcancen”.  Necesitamos profundizar en cómo se siente internamente ese niño, porque puede que lo que estemos viendo sea únicamente su entusiasmo y su curiosidad.

Si vemos en él determinación y excelencia, normalmente le decimos “buen trabajo” poniendo nuestro foco en la conducta.  Sin embargo podemos acercarnos a ellos de una forma muy diferente y desde un ángulo mucho más positivo, si desde pequeños inculcamos a nuestros hijos que están siendo vistos por sus cualidades internas.  Entonces, tanto cuando los niños hayan hecho a fondo sus deberes como cuando se hayan pasado 6 horas jugando con sus legos, tanto los padres como los niños sabrán que ambas cuestiones tienen que ver con sus valores de excelencia y determinación. No necesitamos sobre-valorarlos por eso, sino simplemente reconocer y poner nombre a sus cualidades para que los niños comprendan que éstas forman parte de quiénes son ellos mismos.  De este modo ya no tienen lugar os elogios vacíos. Para ello lo que se necesita es un nuevo vocabulario.

Necesitamos comenzar a poner nombre a estas cuestiones porque, de lo contrario, lo que el niño va a escuchar es que éstas son patológicas.  Hay que aceptar que esta es la forma en que se es cuando no se está dentro de la norma.

Casi todas las personas superdotadas con las que he trabajado, incluso las muy jóvenes, tienen una fuerte reacción ante la injusticia.  Esto debería alentar a los padres a mirar realmente lo que significan palabras como justicia y equidad a fin de que sus hijos puedan entenderlas con más facilidad y puedan articularlas en sus propias experiencias tanto ahora, como a lo largo de sus vidas.   Por ejemplo, si los niños se acostumbran a poner nombre e identificar sus valores en sus hogares, cuando lleguen al colegio y alguien les diga “comparte ese juguete”, ellos podrán identificar su propia reacción en relación a la justicia.   Por ejemplo, “Ese niño tiene cinco juguetes mientras que yo solo tengo uno y eso está alterando mi sentido de la justicia”  Esa información pude ser procesada a un nivel más profundo y convertirse en una opinión sobre una distribución justa en vez de en un mal comportamiento,  lo que ayudará a todo el mundo a entender qué es lo que se encuentra bajo esa fuerte reacción tanto ahora como más tarde, a lo largo de la vida.

Yo sugiero a los padres que reflexionen profundamente sobre cómo están utilizando el lenguaje con sus hijos.  Normalmente nosotros les preguntamos “¿Qué es lo que quieres hacer sobre eso?” cuando sería fácil cambiarlo por “¿cómo te gustaría ser en relación a eso?” refiriéndose a los valores del niño.  Esto moviliza su interior.  Se trata únicamente de un pequeño cambio en el lenguaje que puede significar una enorme diferencia:  de hacer a ser quien eres.

——————————————————————————-

Espero, como siempre que os sea útil este consejo.

Tercer consejo: Comunicar los sentimientos

Hola familias:

Ya el decimoquinto día de cuarentena ¿cómo lo llevais?  Yo la verdad es que no me aburro, siempre estoy inventado cosas que hacer y como por lo general soy bastante casera, no lo llevo mal.

Voy a  continuar con la traducción del libro de la Psicóloga y terapeuta Dra. Harlow:  «Helping Gifted Kids Thrive. Insighs from the experts», que tan amablemente me ha permitido publicar.  Como sabéis el  libro recoje una serie de entrevistas a expertos en el campo de la superdotación, por lo que  está redactado de forma coloquial.

Los expertos responden desde su experiencia profesional y desde sus propios puntos de vista, aportando consejos atemporales y valiosos.   El de hoy está muy de moda. Espero que os guste.

La pregunta es:

Si en este momento tuvieras que darle un único consejo a los padres de niños superdotados ¿Cuál sería éste?

La respuesta de hoy viene de la mano de la Psicóloga Terry Bradley, BA, MA  quien es una experta en educación de los superdotados, especializada en los aspectos emocionales y sociales de la superdotación.  Terry es la asesora en Dotados y Talentosos (TAG) de la Escuela de Secundaria Fairview en Boulder. Ella es la anterior Presidenta de la Asociación de Dotados y Talentoso (CAGT)  de Colorado y trabaja en la Junta Ejecutiva.

Terry es una de las fundadoras del “Boulder Valley Gifted and Talented”  (BVGT) y durante siete años fue su presidenta.  Asimismo, ella es facilitadora/entrenadora de SENG (Apoyo a las necesidades emocionales de los Dotados) y una facilitadora de los Grupos de Padres  SMPG, que siguen el modelo SENG.

Terry trabaja para muchas escuelas y distritos escolares en Colorado, así como para otras ciudades dentro de los EE.UU. Ella dirige el Departamento de Servicios Educativos para alumnos superdotados y talentosos, organiza grupos de discusión de estudiantes y grupos de apoyo para los padres y es una de la presentadoras de las Conferencias Nacionales y Regionales sobre dotados y talentosos.

En el año 2005 , Terry recibió el «Premio a la Madre del Año” del CAGT y en 2015 recibió de parte de la Fundación Boettcher un Reconocimiento por su labor profesional.

«El centrarse en la verbalización, la auto-reflexión y el intercambio de sentimientos permite que los niños adquieran mayor inteligencia emocional.»

Soy la Coordinadora General del alumnado superdotado y talentoso en una gran Escuela de Secundaria que es un imán para este tipo de estudiante a causa de nuestra rigurosa formación académica, la calidad de nuestras enseñanzas en artes escénicas que han sido muy aclamadas, el éxito en distintos deportes y un significativo liderazgo en la oferta de oportunidades para este tipo de alumnado.  Todas estas son cosas geniales; pero también en nuestros alumnos existe mucha competencia, perfeccionismo, expectativas y una gran preocupación por ser lo suficientemente buenos.  Así que yo veo el estrés y la ansiedad con la que lidian estos estudiantes habitualmente. Muchos de sus padres se acercan a mi para que les ayude porque sus hijos antes felices, positivos y ambiciosos, se han vuelto niños con los que es difícil comunicarse, estresados, ansiosos y deprimidos.

Por este motivo tengo una opinión muy clara acerca de la pregunta que me has planteado y sobre lo que podemos hacer, desde un principio para ayudar a que nuestros niños dotados y talentosos prosperen en el futuro …. Y todo ello tiene que ver con tomar conciencia de nuestros sentimientos y conseguir sentirnos cómodos expresándolos.

Creo que los padres necesitan alentar un vocabulario específico sobre sus emociones conforme sus hijos aprenden a expresarse con sus propias palabras. Cuanto más específico sea este lenguaje, mejor será la imagen de cómo se sienten exactamente, lo que ha causado el problema y lo que se debe hacer al respecto.  Por ejemplo, si un niño se siente triste, debemos ahondar en esta tristeza. Nos sentimos “tristes” por alguno o algunos motivos, los mismo que nos sentimos “enfadados” por uno o varios motivos.  No es lo mismo que estés triste porque estás solo y no tienes amigos para jugar con ellos, que porque no puedes encontrar tu juguete favorito, la forma de resolver cada una de esas tristezas requiere de diferentes actuaciones para resolverlas.

Recuerdo vívidamente cuando mi hijo estaba en primer grado y volvía triste de la escuela.  Si yo le preguntaba porqué estaba triste, él respondía «Yo no lo sé, simplemente estoy triste”. Los niños suelen sentir la emoción sin ser capaces de discernir el origen de la misma.  Así que yo tenía que ayudarle a averiguarlo compartimentando su día, diciéndole “¿te ha pasado algo con tu profesor? O ¿te ha sucedido algo con tus amigos? O ¿te ha pasado algo con tu hermana antes de ir al colegio?  Recuerdo que tras decir que “no” a todo lo anterior, continué preguntándole ¿ha sucedido algo en el recreo?  Y entonces se le encendió la bombilla:  “Sí, fue en el recreo.  Los otros niños no me dejaron jugar al fútbol con ellos.”  Entonces hablamos sobre cómo se había sentido y de las opciones que tenía si esto volvía a suceder. Tras hablarlo , se fue feliz a hacer otra cosa.

También es importante que los padres compartan SUS emociones con sus hijos. Los niños necesitan saber que todos tenemos altibajos en nuestro día a día. Todos tenemos estrés. Pero lo importante en este sentido es cómo lo maneja cada uno. Algunas cosas se pueden dejar pasar, pero es necesario afrontar y tratar otras. Esto les ayuda a saber que hablar sobre sus sentimientos es algo útil.  Y esta es una buena forma de practicar para manejar las emociones.

Quiero sugerir una práctica que se puede hacer con los niños dotados y talentosos.  Mis estudiantes y yo a menudo hablamos de nuestras “Temperaturas Emocionales”.  En una escala del 1 al 10, siendo 1 el peor día de tu vida y 10 el mejor día de tu vida, ¿cuál es tu actual temperatura y por qué?   Éste práctica fomenta la autoreflexión y conciencia interpersonal.  Conforme nuestros hijos crecen, ellos están en modo “avance” y no se detienen a procesar sus sentimientos.  Esta actividad les anima a hacerlo. Y también ayuda a que nosotros como adultos podamos actuar antes de que entren en crisis.  Para muchos de nuestros niños sobre-programados, niños demasiado involucrados, el hecho de hacer una pausa placentera  para reflexionar les puede hacer sentir culpables.  Sin embargo, hacerlo es crucial.  El enfocarse en la autoreflexión, la verbalización de los sentimientos y el compartir sus sentimientos, les permite tener una mayor inteligencia emocional. Lo que mejora su fuerza mental y su equilibrio.

Feliz cuarentena.

Ayudando a los niños y niñas superdotados a brillar. Consejos de Expertos

Queridos lectores:

En mi confinamiento por el coronavirus he decidido acometer un proyecto que tenía guardado hace meses  como es la traducción al castellano del libro de la Psicóloga y Terapeuta, Dra Tina B. Harlow, con el sugerente título que aparece en la entrada:  «Helping Gifted Kids Thrive. Insights from the Experts» ,  proyecto autorizado por la autora y para lo que el tiempo del que ahora dispongo me viene de perlas.

En este libro la Dra. Tina  B. Harlow  recopila una serie de interesantes entrevistas con diferentes expertos norteamericanos en sobredotación intelectual  con el fin de inspirar y apoyar a los padres de los menores y jóvenes superdotados en la compleja tarea de su educación.

A los diferentes entrevistados la Dra. Harlow les realiza una única pregunta:

Si tuvieras que darle un único consejo a los padres de los niños y niñas superdotados ¿cuál sería éste?

Desde aquí quiero agradecer púbicamente a la Dra. Harlow su amabilidad y generosidad al permitirme realizar esta traducción para poder compartir su sabiduría con la población de habla hispana.  Espero que lo disfruten tanto como yo.

 

DEDICATORIA:

A los padres de los niños y niñas superdotados

Quienes aman profundamente,

Defienden apasionadamente,

Y buscan tan incansablemente.

ESTAMOS CON VOSOTROS

 

INTRODUCCIÓN DE LA AUTORA:

 

Estimados Padres de niños y niñas superdotados,

A diario me conmueve el amor incansable y el esfuerzo que veo en vosotros.  Lo curioso es que la mayoría de ustedes  … no tienen idea de lo excepcionales que son.   Os cuestionáis y dudáis de vosotros mismos, pero sois algunos de los padres más entregados que conozco.

No es fácil criar a un niño superdotado hoy día.  El amanecer de la tecnología ha iniciado uno de los mayores cambios sociales de la historia.  De repente, nos encontramos sosteniendo la humanidad en la palma de nuestras manos.  Nos encontramos siendo padres de nuestros especialmente sensibles , intensos y ansiosos hijos, en un mundo para el que no disponemos de ningún manual.

En mi trabajo como terapeuta, he podido observar el alto nivel de ansiedad que parece impregnar todo el sistema familiar. Los padres están muy preocupados por el futuro de sus hijos e hijas  y buscan desesperadamente orientación para afrontar los miedos que  van surgiendo.

Después de ver, repetidamente, en mi práctica profesional este elevado nivel de ansiedad, hablando con otros profesionales y participando en foros en línea, me he dado cuenta de que los padres de niños y niñas superdotados necesitan de un mapa que les permita atravesar esta compleja jungla.

Con el fin de proporcionar a los padres una guía lo más completa posible, me decidí a contactar con expertos líderes en el campo de la superdotación.  Para ello me puse en contacto con 27 expertos y les hice una simple pregunta:

«¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES AHORA, PARA AYUDAR A SU HIJO DOTADO A BRILLAR EN EL FUTURO?”

Por supuesto, no hay «una única cosa», pero esta pregunta ha dado lugar a una rica compilación de consejos de carácter atemporal.

Este grupo de terapeutas, educadores, autores y defensores de menores y jóvenes superdotados, se ha aventurado más allá de su experiencia profesional, a fin de ofrecer información basada en sus propias trayectorias personales. Cada respuesta es sincera y conmovedora.

La mayoría de las respuestas son transcripciones de entrevistas y, por lo tanto, mantienen el tono de una conversación.  Dependiendo del entrevistado, las entrevistas varían en longitud, pero todas  contienen una valiosa sabiduría con el poder de impactar en la forma en que los padres educan a sus hijos.

Espero que los efectos de esta onda de colaboración, de amor y de apoyo, ayuden a nuestros hijos no sólo a sobrevivir en este mundo, sino a prosperar más allá de cualquier medida.

Que el mundo florezca en sus manos.

Tina

Colegios Españoles para Superdotados: España 1931

Desde principios del siglo XX, países como Estados Unidos, Israel, Francia o Rusia, mostraron un especial interés por los estudios relativos a la inteligencia y por su relación con el aprendizaje de los individuos, tanto de aquellos que tenían problemas de aprendizaje como de los que eran más capaces.

Se dieron cuenta, asimismo, de la necesidad de atender a aquellos individuos sobresalientes de forma que pudieran desarrollar al máximo sus capacidades no sólo en su propio beneficio sino también de la sociedad en la que residían, por lo que, por ejemplo, ya desde 1900, encontramos educación específica para alumnos superdotados en Nueva York, EEUU.

En la actualidad, en todos los Estados Unidos de Norte América, se utilizan múltiples métodos de enseñanza para los niños dotados y talentosos que parten tanto desde la iniciativa privada como desde la escuela pública.

Lo habitual es que en las Universidades Norteamericanas exista alguna unidad dedicada a los alumnos dotados, así como también existe una especialidad en este tipo de alumnado dentro de la formación de Magisterio.  Asimismo, existen Colegios y Academias para dotados y talentosos  en todos los Estados Norteamericanos  y casi todas las Universidades importantes poseen sus propios Colegios para este tipo de alumnado.

Este tipo de centros educativos exiten en Australia, Brasil, Canadá, Ecuador, Hong Kong, India, Iran, República de Corea, Singapure, Eslovaquia, Rusia, …

En Europa también son habituales los Colegios Específicos Públicos para alumnos con altas capacidades intelectuales:  dotados y talentosos, especialmente a partir de lo que sería la enseñanza secundaria, puesto que con anterioridad se encontrarían atendidos dentro de Aulas específicas en sus respectivos centros educativos, tal como sucede en países como Alemania, Austria, Noruega, República de Irlanda o Reino Unido.

España no fue ajena a esta realidad y las primeras actuaciones específicas para este tipo de alumnado datan de 1931, fecha en que se crea el Instituto de Selección Obrera en Madrid para alumnos superdotados como Institución Privada que pasa a ser Pública en 1940,  BOE Nº 174 de 1940  y que becaba a aquellos alumnos más sobresalientes sin medios económicos. Su argumentación legislativa decía:

“Primero.- El Instituto de Selección Obrera, que hasta ahora ha venido funcionando privadamente, ostentará, en lo sucesivo, carácter oficial con la denominación de Instituto de Selección Escolar; y tendrá por objeto la selección y formación de superdotados a los que dará la instrucción y educación preparatoria elemental, la media y la preparatoria superior, de acuerdo con las condiciones intelectuales de esta clase de alumnos.

Cuarto.- El Instituto de Selección Escolar, como Centro de investigación de superdotados, estará incorporado al Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en la Sección de de Pedagogía experimental»

El ABC de Madrid del 09/08/1931 en su página 10 recogía las siguientes afirmaciones tan vigentes hoy día como entonces (Fuente:  Hemeroteca ABC), bajo el titular:

“UNA GRAN OBRA DEMOCRÁTICA Y SOCIAL” y remarcaba:  UNA NIÑA EN LAS PRUEBAS DE SELECCIÓN DE INTELIGENCIA ESPECIAL:

“La sociedad no puede permanecer indiferente ante la suerte de los sujetos excepcionales, ricamente dotados intelectualmente y con aptitudes para rendir una utilidad insospechada en el concierto social de la nación.

El tesoro de posibilidades que encierran no puede estar a merced de las circunstancias, de contingencias vitales; capaces de anular su desenvolvimiento. Va en ello el interés del individuo y de la sociedad.

Aunque algunos arguyan que en país con un problema de analfabetismo tan trágico como el nuestro no debe por ahora ocuparse de este asunto de minorías sino únicamente del enfoque general -creación de. escuelas-  cabe replicar, sin embargo, que la calidad precisamente de la materia que se trata y su gran repercusión el día de mañana en un país donde precisamente urge evidenciar nuevas inteligencias exige por el contrario, la solución rápida de este asunto, cuyo coste, además, no es perturbador en el presupuesto de ningún departamento, aun en régimen de economías.

El problema científico de la selección de superdotados.

No hemos de entrar aquí en lo que es el superdotado desde un punto de vista psicológico. El estudio de personalidad tan complicado como es el del sujeto que nace con cualidades sobresalientes, se sale del cuadro de una información periodística.

Téngase en cuenta que abarca desde el niño con aptitudes especiales a los llamados niños prodigios a los cuales la doctora Baungartez ha dedicado recientemente un interesante libro, hasta los individuos verdaderamente geniales, cuya consagración social es evidente.

Psicólogos de todos los países se han ocupado de ese problema, tan interesante desde el punto de vista psicológico y tan trascendental desde el punto de vista social, y que nuestro país ha contribuido a esta inquietud general con trabajos que, por inéditos, muchos de ellos merecen ser divulgados.

En 1927, en efecto, el doctor Germain y la señorita Mercedes Rodrigo, llevaron a cabo en la Primera  Conferencia Internacional de Psicotecnia de París, los primeros ensayos de un establecimiento para selección de superdotados por ellos elaborado.

Poco tiempo después, y en ocasión de un concurso para un premio que pensaba otorgar el Ministerio de Trabajo, estos primeros ensayos fueron ampliados con la estructuración de otros establecimientos, incluidos en una extensa Memoria en la cual colaboró con los referidos señores el Sr Mallart, y que fue presentada a su tiempo a dicho departamento ministerial. La no realización del concurso hizo abandonar a dichos señores la aplicación práctica de las ideas que exponían en la referida Memoria.

Los establecimientos, sin embargo, que habían sido ideados no cayeron en el olvido fueron, por el  contrario, ampliamente utilizados, y ellos precisamente han servido para realizar la selección de los aspirantes al Instituto de Selección Obrera, al recoger por otro lado esta entidad la primitiva idea un tiempo, abandonada.

La obra de una mujer. Una distinguida y culta señorita, María Laura Luque Garrido, licenciada en Letras y Ciencias Históricas y maestra municipal, ha estudiado intensamente este problema que nos ocupa, de tanta trascendencia científica y social para la vida de la nación, y ha logrado fundar el Instituto de Selección Escolar Obrera, tan necesario, y que rendirá seguramente óptimos frutos.

La obra la vio coronada por el éxito después de dos años de lucha constante y de continuo batallar. Terminada la labor íntima y personal de asesoramiento de personas de autoridad y de petición de ayuda a unos y a otros, redactó los Estatutos del Instituto, presentándolos para su aprobación a la Dirección general de Seguridad.

Una vez hecho esto, la señorita Luque y varias de sus compañeras de Universidad visitaron a las personalidades de más destacado relieve en todas las actividades, y todas ellas mostraron su asentimiento a la obra, ofreciendo su cooperación entusiasta. (…)

El fin del Instituto es hacer asequible la enseñanza secundaria y superior, de hecho vedada hasta el presente a los hijos de trabajadores, entre los que se encuentran sobresalientes capacidades intelectuales, condenadas a morir infecundas por falta de medios económicos y ayuda social.

La protección del Instituto a sus alumnos no se limitará al tiempo de los estudios, sino que pondrá sumo interés en que lleguen a ocupar puestos en la Enseñanza.  Madrid, 9 de agosto de 1931.”

Esta misma idea es la que dio lugar a la creación en 1963 del Instituto Público Experimental Padre Manjón de Granada, para alumnos superdotados y de alto rendimiento académico, dependiente de la Universidad de Granada, que funcionó durante veinte años y que fue desmantelado en 1983 por decisión de un Gobierno Socialista que consideraba elitista y segregacionista este tipo de Centro de Enseñanza, cuando la realidad es que la inexistencia de este tipo de Centros Educativos a quien más perjudica es a aquellos alumnos que, por circunstancias socio económicas, no pueden permitirse el acudir a actividades extraescolares específicas o educarse en el extranjero en Centros Educativos Especializados, por lo que la creación de estos centros educativos para alumnos superdotados y talentosos es una cuestión, hoy más que nunca, de Justicia Social.

Pero es de nuevo, un gobierno socialista, quien haciendo alarde de una manifiesta ignorancia, continúa vulnerando el derecho a la educación de los alumnos más capaces de nuestro país con medidas como el «reparto equitativo» del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo entre los distintos centros educativos, impidiendo que éstos se formen y dispongan de medios materiales y personales para su adecuada atención específica o haciendo desaparecer de los Proyectos Educativos de Centro el apartado de «Medidas de Atención a la Diversidad» en el que se deberían recoger las medidas para la atención de este alumnado.

Nada nos puede extrañar en este sentido por parte de nuestros actuales gobernantes por cuanto nuestra Ministra de Educación, Sra. Celáa, se atreve a decir en rueda de prensa del 20/02/2020 que su objetivo y el de la nueva Ley Orgánica de Educación es

«que todos los alumnos salgan de la escuela con el mismo valor diferencial» (El País 20/02/2020),

O lo que es lo mismo:  igualitarismo por abajo.  Adiós al talento real.

Así nos va.

¿Tienen menos talento nuestros jóvenes hoy que hace un sigo? NO, tienen un sistema educativo que impide su desarrollo

Pablo Ruiz Picasso (Málaga, 25 de octubre de 1881-Mougins, 8 de abril de 1973) fue un pintor y escultor español, creador, junto con Georges Braque, del cubismo.

Es considerado desde la génesis del siglo xx como uno de los mayores pintores que participaron en muchos movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo.

A los ocho años, tras una corrida de toros y bajo la dirección de su padre pintó El picador amarillo.

A los doce años entró en la Escuela de Bellas Artes y aceleró dos cursos.

A los trece años hizo su primera exposición en La Coruña y publicó caricaturas y dibujos en las revistas autoeditadas a mano «La Coruña», «Azul y Blanco» o «Torre de Hércules.

Con nuestro actual sistema educativo NO hubiera podido hacerlo.

¿Es que nuestros jóvenes talentos de hoy tienen menos talento que entonces? NO. ES QUE NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO LES IMPIDE DESARROLLARSE.

El artículo 29 de la Convención de Derechos del Niño está en vigor desde 1990 y no se cumple.

¿Te ayudo a exigir el cumplimiento de tus derechos?

Belén Ros.
belenros@ros-abogados.es

¿Los niños buenos se pueden cansar de serlo?

Esta mañana leía un artículo de un compañero letrado,  Oscar Daniel Franco Conforti, llamado «¿Las buenas personas se pueden cansar de serlo?» publicado en Law & Trends y no he podido evitar la analogía de lo expuesto en el contexto escolar.

Dos ideas me han llamado especialmente la atención:

«Sabemos que esperar que los otros tengan determinadas respuestas o actitudes para con nosotros es un error porque cuando esto no sucede (con más frecuencia de lo que desearíamos), al desengaño se suma la frustración y el enfado que nos produce la situación (y ya ni hablemos si además hay alguien que nos dice el famoso y nefasto «te lo dije».»

Nuestros infantes y jóvenes, especialmente los de AACC, esperan y necesitan  aprender, esperan y necesitan que sus profesores les enseñen, -¡para eso se va al colegio! (y por eso la mayoría de estos alumnos no quiere ir), cuando esto no sucede, lo que sucede siempre que su ritmo de aprendizaje no se corresponde con su capacidad y velocidad de adquisión de conocimientos, esto es, cuando no han sido acelerados, al desengaño se suma la frustración y el enfado que nos produce la situación.

La otra cuestión que he visto plenamente aplicable a nuestros infantes y jóvenes en edad escolar, es la idea del reconocimiento.  Algo tan básico como una demostración de reconocimiento expreso pone en valor los actos de quienes hacen las cosas bien y es la vía para hacerles saber que ellos son importantes para los demás.

El agradecimiento y el reconocimiento valída, actúa en los estudiantes reforzando su personalidad, les hace sentirse valorados y da sentido a sus actos y a su aprendizaje.

Esto es algo que a los adultos se nos olvida con facilidad, especialmente cuando a un alumno o alumna se le ha colgado alguna «etiqueta educativa», por la que se espera y presume cualquier tipo de comportamiento y no otro.

Los padres y los docentes, en especial, debemos ser conscientes de la importancia del Efecto Pigmalión (positivoy negativo), fenómeno mediante el cual, las expectativas y creencias de una persona influyen en el rendimiento de otra.

Debemos ser especialmente cautos en este sentido porque «quien no encuentra reconocimiento a su persona posiblemente acabe modificando su conducta y dejando de hacer cosas buenas».

El reconocimiento, en su aspecto negativo, cuando está ausente, puede ser la causa y origen del conflicto y/o  el detonante de una escalada de violencia en la disputa; y, en sentido positivo, esto es, cuando hay reconocimiento, este operará en los tres niveles que le corresponde:  amor (autoconfianza), derecho (autorespeto) y solidaridad (autoestima).

Las personas deben lograr desarrollarse y autorealizarse, en el contexto social, aprendiendo a concebirse a partir de la mirada de las otras personas con las que interactúan y todo ello, bajo el imperativo del reconocimiento recíproco.

Cuando estas miradas sólo se dirigen a la crítica, a la falta de reconocimiento o, al contrario, cuando se pone a un niño de AACC a ejercer de «mini-profesor» para compensar carencias del resto del alumnado (error bastante usual en nuestras aulas), no sólo distorsionamos su autoestima, sino que también estamos  distorsionando negativamente su autoconcepto y su relación con los demás.

Según Oscar Daniel Franco, el paradigma del reconocimiento se construye a través de tres elementos clave:

  • AMOR:  se encuentra en la base de la constitución relacional de la identidad humana.  Implica que la persona necesita al otro para poder construir su identidad de forma plena y estable.  La finalidad de la vida en sí misma consistiría en que la persona lograse establecer un determinado tipo de relación consigo misma, que le permitiera la autorealización, en el sentido de autoconfianza.
  • DERECHO:  cuando una persona puede pensarse a sí mismo como un componente, con sus derechos y obligaciones, de la sociedad que integra.  El reconocimiento de derechos de una persona es la contracara de la capacidad para cumplir con ciertas obligaciones.  Cuando a la persona se le niegan sus derechos se la está privando de su autoimagen, y la persona se percibirá asimisma, sin capacidad moral y sin autonomía.  El reconocimiento jurídico conlleva el autorespeto.
  • SOLIDARIDAD:  entendida como la práctica social orientada apermitirle a la persona detectar y percibir cuáles de sus cualidades son valiosas en función del logor de objetivos colectivos considerados por la sociedad como relevantes.  El reconocimiento social se traduce así en autoestima.

Las «buenas personas» y los «buenos alumnos» pueden cansarse de serlo y por ello hay que reconocerlas en todo su valor.

Feliz Día.

Cerebros en llamas: La multi-modalidad de los superdotados y sus implicaciones en la enseñanza

Hoy os traigo la traducción de un artículo norteamericano de 2015 realizado por Brock Eide y Eide Fernette, médicos y asesores en enseñanza. Fuente original: http://www.neurolearning.com/brainsfire.htm

Traducción realizada por Cristina García, Psicóloga y publicado en el blog acpsicología.com

 

Las imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf) proporcionan nuevos y apasionantes conocimientos sobre cómo piensan los cerebros más dotados. El estudio de las mentes prodigiosas, de las mentes de los más hábiles solucionadores de problemas, de los expertos en música o de los expertos visuales, nos acerca a entender cómo piensan las personas superdotadas y nos ayuda a completar la visión que antes se obtenía de las biografías y las notas personales.

neuronacomunicar

Lo primero en lo que uno se fija al ver las IRMf de estas personas es que la imagen parece un “cerebro en llamas”, con multitud de pequeños incendios, correspondientes a la alta actividad metabólica, brillando de color rojo por toda la imagen. Cada punto representa millones de micro-combustiones en las que la glucosa se metaboliza para proporcionar la energía que la actividad cerebral necesita. Ahora ya sabemos, por ejemplo, que los cerebros superdotados son metabolizadores muy intensos y difusos, pero los descubrimientos no acaban ahí, ya que toda esta actividad requiere una compleja coordinación en la que parece que participan diversas áreas del cerebro, visuales, espaciales, verbales y sensoriales. La forma de pensar de los superdotados difícilmente implica un pensamiento unimodal; los superdotados son, más bien, grandes conductores y organizadores de información diversa y multimodal. Ahora empezamos a entender por qué algunos jóvenes talentosos resultan tan difíciles de educar y por qué la organización debería ser un aspecto esencial de su educación.

Hay numerosas evidencias de que los niños superdotados muestran una activación sensorial y un grado de conciencia elevados. En esencia, los cerebros superdotados son hiper-sensibles a la estimulación y pueden serlo más aún con entrenamiento. Pero no sólo las impresiones iniciales que tienen de los estímulos son especialmente fuertes, sino que también los recuerdos posteriores de esas impresiones son, a menudo, inusualmente intensos o vívidos. Debido a esta correlación positiva entre la intensidad de las impresiones iniciales y la calidad del recuerdo, la memoria de los cerebros superdotados es más eficiente. Además, estos recuerdos no sólo son muy intensos y duraderos, sino que también se caracterizan por la multimodalidad; es decir, involucran áreas del cerebro que almacenan diferentes tipos de memoria, como recuerdos personales, recuerdos de diferentes modalidades sensoriales (como el color, el sonido, el olor o la imagen), datos verbales o hechos objetivos. Esta forma de pensar multimodal supone la capacidad de realizar conexiones de una manera distinta a la de otras personas y conlleva capacidades especiales en pensamiento asociativo (incluidas analogías y metáforas) y en habilidades de análisis o de organización (a través de las cuales se entienden y sistematizan las asociaciones o relaciones establecidas).

Como resultado de estas características especiales del cerebro, estas personas suelen gozar de unos beneficios que incluyen una percepción más vívida, una gran memoria, una mayor base de conocimientos, una mayor capacidad para establecer relaciones y una mayor capacidad analítica. Sin embargo, estas mismas características neurológicas tienen una serie de inconvenientes potenciales, que incluyen: sobrecargas sensorial, emocional y de memoria, hipersensibilidad sensorial, desorganización personal, distracción, retraso en el procesamiento de la información debido a la “parálisis por análisis” (o quedarse bloqueado por un exceso de opciones) y fatiga mental. El reto para estas personas, y para quienes les educan, es mantener el “fuego” en cantidad suficiente para obtener luz y calor, pero sin que llegue a quemar.

Una de las claves para conseguir este deseado equilibrio se encuentra en la parte frontal del cerebro, en una interacción coordinada de los hemisferios derecho e izquierdo, a la que hemos denominado pensamiento creativo-corporativo. El pensamiento creativo-corporativo consiste en una asociación o corporación entre el “director ejecutivo” del hemisferio izquierdo del cerebro y el “director creativo” del hemisferio derecho. La interacción entre ambos da como resultado el equilibrio corporativo del que estamos hablando, en el que el director ejecutivo del lado izquierdo se concentra, prioriza objetivos, se fija en los detalles y define las estrategias, y el director creativo del lado derecho divaga, combina ideas, sensaciones e imágenes y genera enfoques alternativos, sin perder nunca de vista el panorama general. Cada una de estas funciones tiene una “cultura corporativa” distinta, con estilos y lenguajes propios, y las dos son esenciales para el correcto funcionamiento de la corporación. La clave del pensamiento óptimo es mantener una comunicación productiva y cooperativa entre las dos partes. Esta cooperación es esencial independientemente de la tarea. Incluso las habilidades aparentemente analíticas, como las matemáticas, implican una enorme cantidad de imaginación, de dejar volar la mente, de buscar relaciones… y las habilidades aparentemente abstractas y creativas, como la pintura o la escultura, requieren una enorme cantidad de planificación detallada.

Estos hallazgos suponen una serie de implicaciones a la hora de enseñar a los niños superdotados. En primer lugar, son niños que, debido a la alta sensibilidad de su sistema nervioso, suelen aprender con menos repeticiones y necesitan menos explicaciones en clase, pero es importante tener presente que es posible que la alta sensibilidad esté presente sólo en una modalidad sensorial (auditiva, visual o cinestésica) y no de forma transversal. Por otro lado, también es importante recordar que esta alta sensibilidad puede dar lugar a una mayor distracción, lo que a veces lleva a sospechar un TDAH cuando no es así. Además, en los niños superdotados la tendencia a distraerse suele ir acompañada de una gran capacidad para perseverar en la tarea, de manera que aunque su atención parezca errática, siempre que vuelvan al trabajo y éste se haga, no debería considerarse un impedimento; es más, hay evidencias de que esta “distracción” es una de las bases de la creatividad. Sin embargo, cuando la alta sensibilidad se traduce en problemas de aprendizaje, ya sea por distracción debida a estímulos de tipo visual, auditivo, táctil, o de otro tipo, entonces es un problema real que requiere evaluación y tratamiento.

En segundo lugar, los niños superdotados suelen tener una memoria más eficaz, por lo que requieren menos repaso en clase, además de que generalmente llegan al aula con más conocimientos que los demás niños, conocimientos que han obtenido de fuentes externas, con frecuencia a través de unaprendizaje incidental, es decir, escuchando, observando… percibiendo y captando informaciones fuera del canal de la educación formal. Son como un imán cognitivo que atrae y absorbe ideas e información con una avidez que no muestran sus compañeros. Muy a menudo, esta facilidad para la adquisición de información ha sido interpretada como una señal de que la educación de los superdotados debe consistir en llenar sus cerebros de información hasta saturarlos. Pero la verdad es justo al revés. Precisamente porque son capaces de adquirir y retener con menos esfuerzo los conocimientos básicos, lo que se debe hacer es dedicar a esta adquisición menos tiempo, no más y, con el tiempo que sobra, enseñarles a pensar como mentes expertas. No necesitan una mayor cantidad de información, sino aprender a qué hacer con la que ya tienen.

Así, y por último, creemos que otro aspecto al que se debe dedicar más atención con estos alumnos, en lugar de enseñarles una mayor cantidad de información, es a la enseñanza del procesamiento y la organización de la información. Para conseguir esto recomendamos dividir la educación en tres áreas principales: entender la naturaleza del pensamiento, entender la naturaleza de la información y entender los usos de la información.

Por entender la naturaleza del pensamiento nos referimos a la clase de entrenamiento metacognitivo (pensar sobre el pensamiento) que permite dirigir y gestionar el propio pensamiento con más eficacia, y que incluiría cuestiones como la naturaleza de la memoria, el procesamiento sensorial, la organización mental y los estilos de aprendizaje, lo que dotaría a los alumnos de conocimientos mnemotécnicos y de estrategias organizativas, interpersonales y de otros tipos de estrategias de resolución de problemas. Esta clase de formación les permitiría abordar tanto el aprendizaje en general como problemas específicos con el mayor número posible de oportunidades de éxito. También defendemos la importancia de dar a los estudiantes superdotados más tiempo para la meditación y la reflexión, de manera que, en lugar de someter a los estudiantes a un aluvión de informaciones que sólo podrán explorar de forma superficial, proponemos volver a un modelo clásico de educación en el que se estudien menos cosas, pero durante más tiempo y en mayor profundidad.

Con la expresión entender la naturaleza de la información nos referimos a enseñar a los estudiantes la habilidad para evaluar la calidad o la condición de una unidad de información como unidad de conocimiento. Con la creciente disponibilidad de información en Internet, en cantidades abrumadoras y sin ninguna jerarquía, es especialmente importante que los estudiantes tengan la capacidad de valorar de forma independiente la calidad y la fiabilidad de esa información. Tienen que ser capaces de formular las preguntas adecuadas y de evaluar las respuestas que reciben. Deben ser capaces de reconocer cuando algo está basado en datos científicos y cuando no, qué tipo de información puede ser considerada conocimiento y cuál debe considerarse opinión, qué tipo de preguntas pueden tener respuestas definitivas y cuáles tienen respuestas provisionales. En otras palabras, se les debe enseñar a pensar como historiadores más que como estudiantes de historia, como científicos más que como simples recolectores de datos, como críticos literarios más que como “loros” que repiten lo leído. Se debe mostrar cómo se adquiere y se valida el conocimiento en el mundo real, cómo el hecho de ser un expertoes diferente en cada campo y de qué forma pueden ellos desempeñar su papel en el avance del conocimiento. En otras palabras, se tienen que dar cuenta de que el conocimiento no es un depósito estático de información, sino un proceso, activo y dinámico.

Con la expresión entender los usos de la información nos referimos a enseñarles a descubrir el sentido instrumental o práctico de la información, así como su valor racional. En contraste con su forma abstracta, que es la que históricamente se ha empleado para enseñar materias como matemáticas y ciencias, los avances actuales del conocimiento han sido motivados por el intento de solucionar cuestiones que tenían un valor práctico para la comunidad y no por el hecho de conocer por conocer. El entender la relevancia que tuvieron ciertos avances en la vida de las personas que los persiguieron hace de la información algo no sólo más atractivo para los alumnos, sino que, debido a la fuerza que tiene la memoria referida a hechos personales, la hace algo mucho más fácil de recordar.

Finalmente, recomendamos formar a los alumnos superdotados en una disciplina que llamamos neuro-retórica ​​y que consiste en enseñarles a comprender la estructura y el poder de los argumentos y discursos en relación a la naturaleza de la cognición y del conocimiento. Es decir, enseñarles a entender qué es lo que realmente motiva a las personas a tomar sus decisiones en función de los procesos mentales que utilizan.

El aumentar la conciencia de los estudiantes respecto a su propio pensamiento y sus procesos de razonamiento, y también sobre la naturaleza de la información en sí misma, es algo que, en teoría, les permitirá ser tanto líderes eficaces como activos participantes, en lugar de meros observadores, de la actual sociedad de la información y del conocimiento.